«Leones» y los insospechados «colores» de la novela negra

No hay tregua, esto de editar no lo permite, creo compartir esta sensación con mis colegas. No termina el 2016, que cerramos con la extraordinaria Lo que nos queda de la muerte (que dará mucho aún de qué hablar), y arrancamos el 17 con más maravillas: El imperio de los leones y Tres minutos de color.

Sebastià Bennasar inaugura el año Alrevés la semana que viene con una saga mafiosa que arranca quitando al lector el aliento porque la mafia no mata con bondad: la mafia mata cómo sea, cuándo sea y dónde sea. Ah, y no debemos olvidar que una vez dentro, ya no hay salida.

Bennasar nos acerca a la mafia de la ciudad de Lyon que tuvo una enorme repercusión en nuestro país cuando aquí encontraron el beneplácito policial y judicial (al menos al principio) que tanto añoraban en Francia. El imperio de los leones arriesga con unos personajes muy alejados del estereotipo y una trama tan real como la vida misma. Porque la ficción y la realidad se mezclan en una novela que ayudará a entender a más de uno el por qué de muchas cosas.

Siempre hemos dicho que es bueno que a veces el género negro transgreda, y Pere Cervantes va más allá de la mera transgresión con su última novela que saldrá en febrero. Queridos lectores, Tres minutos de color no es una novela negra al uso porque la vida tampoco es siempre lo que uno quiere y la muerte nos acecha por ser la única de nuestras verdaderas garantías.

Pero en la muerte siempre queda una pizca de esperanza, y Cervantes en una trama negra como la que más, sabe trasladar al lector esa pequeña luz al final del camino que en ocasiones nos ayuda a seguir adelante y que además nos enseña a saber vivir mejor. El color es una interpretación, ya nos dirán de qué color es esta novela.

Tenemos muchas sorpresas para el año 2017, pero sinceramente no hay mejor manera de empezar el año que con dos novelas tan sorprendentes.

Feliz año y felices lecturas.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

5 anys, 25 títols, i moltes raons per celebrar crims.cat: la collita catalana 2016

ossossoterratsbaixa

Els ossos soterrats, novel·la guanyadora del III Premi Memorial Agustí Vehí

Ara fa més de sis anys vam tenir la primera reunió per parlar de crear una col·lecció de novel·la negra en català. En aquella reunió encara no teníem decidit ni el nom, però volíem saber què en pensaven d’un projecte d’aquesta naturalesa alguns dels experts del gènere de casa nostra.

Ens vam reunir a la Barceloneta (espero no oblidar ningú) amb l’Anna Maria Villalonga, Rafael Vallbona, Paco Camarasa, Jordi Canal, Àlex Martín, Josep Forment, Ilya Pérdigo i, si no ho recordo malament, també el Maurizio. Ja aleshores vam parlar de l’objectiu i necessitat d’una col·lecció com aquesta i també aleshores va quedar clar que hi havia espai per crims.cat.

Sis anys després pensem que crims.cat ha tingut un recorregut difícil, però constatem que ha valgut la pena, i la collita del 2016 és la constatació del seu èxit.

Rafael Vallbona i François Thomazeau van estrenar l’any amb Dits enganxosos i Consulting. Vallbona recupera la figura de Pere Palau, a qui ja coneixíem de El tant per cent. En aquesta ocasió, però, Vallbona ens transporta als orígens del seu personatge, que en el 1993 acaba d’aterrar en el món del periodisme i creu cegament en la professió. Aviat s’adonarà que informar per mitjans partidistes no és fàcil. Per la seva banda, Thomazeau (traduït per Maria Llopis) ens endinsa en una historia tèrbola a França i desvetlla la confabulació entre sindicats i patronal. Cert que sembla quelcom impossible, però el temps ha acabat donant-li la raó. Senzillament, una novel·la visionaria.

Jordi de Manuel també s’ha estrenat a crims.cat, on l’inspector Marc Sergiot ha viscut la seva última aventura. A Foc verd, Sergiot decideix passar unes vacances amb un company de feina a Galícia. Però un policia com Sergiot no pot evitar ni durant els seus dies de lleure acabar investigant un cas que sorgeix d’un incendi forestal.

Pop negre ens convida amb No escatimeu el flit! a conèixer al periodista Fèlix Barba, també conegut com el França, que arran d’una investigació periodística que el porta de cap acaba endinsat en una investigació de màfies, empresaris corruptes, experts en arts marcials i alguna sorpresa més.

Al setembre vam publicar el III Premi Memorial Agustí Vehí, que va guanyar, en el Festival de Tiana Negra, Silvestre Vilaplana. Els ossos soterrats és una novel·la que demostra que el gènere negre es pot fusionar amb l’històric. Vilaplana ens apropa a la memòria històrica i a la postguerra civil. Una lectura difícil d’empassar a vegades, però necessària per entendre el nostre país.

També al setembre va aparèixer una nova entrega del sotsinspector Damià Surrell, que ja coneixíem de La sang és més dolça que la mel. En aquesta ocasió, Surrell necessitarà la col·laboració de la Guardia Civil vinguda de Madrid. A 996 ens retrobarem amb l’Empordà i amb un personatge com Damià Surrell cada cop més elaborat.

I l’any crims.cat l’hem acabat amb la feliç incorporació de Lluís Llort i No n’estiguis tan segur. El títol potser ho diu tot, ens adverteix, però els lectors no sempre hem de fer cas a un títol, o sí? Llort i el seu estil, molt propi, portaran l’autor cap a una aventura plena d’amor, és cert, però també farcida de venjances, gelosia i traïcions.

Tanquem el 2016 amb l’alegria d’haver celebrat cinc anys, però sobretot amb la il·lusió de, amb el temps, complir-ne molts més.

Gràcies als autors de crims.cat, als nostres lectors, i gràcies a Àlex Martín, el director de la col·lecció, per la seva perseverança.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Nuestros héroes son los autores. Repasamos la cosecha en castellano del 2016

img_2578Llegamos al final del 2016 y alcanzamos más de siete años publicando libros. Cierto es que con el tiempo, por una inercia desconocida, Alrevés se ha ido especializando cada vez más en la novela “negra”, pero eso que llamamos “la negra” aglutina muchos subgéneros. ¿Repasamos el 2016?

Empezamos en enero con Madrid:frontera, de David Llorente, ganadora del premio a la mejor novela en el festival de Valencia Negra 2016. Madrid:frontera nos habla del presente convertido en el futuro que desafortunadamente muchas veces insistimos en ignorar, obviar o hasta olvidar; pero hay que ser perseverante como Llorente para poder escribir sobre un presente-futuro tan desesperanzador y que no augura nada bueno, ¿o sí? Debemos escuchar y sí, empezar a remediarlo. David no escribe en vano.

Terminamos el año con Lo que nos queda de la muerte, de Jordi Ledesma, otro autor capaz de llamar a las cosas por su nombre. Sí Jordi, en los años 90 crecimos en el Tercer Mundo, tienes toda la maldita razón. Ledesma nos ha iluminado con una novela que explica magistralmente de dónde venimos, qué fuimos y para los que tengan más imaginación por qué estamos dónde estamos. No se la pierdan.

Entre medio Rafa Melero nos sorprendió con FUL. Un claro cambio de registro para Rafa que funciona a las mil maravillas. El autor sabe ponerse en la piel de los soñadores que aún creen en la lotería, o lo que es lo mismo, en ese último golpe magistral que los sacará de la miseria de la delincuencia. Pero ya sabemos todos que robar una barra de pan sale más caro que saquear las arcas de nuestros ayuntamientos, ¿o aún no os habéis enterado?

Y cómo no mencionar a Gonzalo Garrido, que vuelve a Bilbao, esta vez de la mano de Ricardo Malpartida, detective privado novato y de poca monta pero con una intuición privilegiada y un conocimiento extenso de lo que significa ser bilbaíno. Su ciudad queda retratada tal y como el autor desea, porque banalizar sobre nuestras bondades es de idiotas. Malpartida sabe de qué habla cuando nos pasea por el casco viejo de Bilbao. Malpartida sabe que ningún museo, por más reputación que tenga, puede esconder la realidad de La capital del mundo. Es importante que las ciudades tengan sus “watchdogs”, Garrido lo es de su ciudad, una verdadera suerte para Bilbao.

Manuel Barea se unió a Alrevés en 2016 con Desterro, el título lo dice todo. Barea escribe desde las entrañas y sabe trasladarnos al lugar dónde sólo vamos si el mundo nos ha dado la espalda, y eso ocurre más a menudo de lo que uno puede imaginarse. Sí, a Desterro podemos llegar demasiado fácilmente, pero salir es otra historia. La fortuna no le sonríe a todos, ¿no es cierto Manuel?

Ya en otoño Miguel Pajares se lanzó con una nueva novela, esta vez para a través de la ficción abrirnos los ojos acerca del mundo de la inmigración y los refugiados. Aguas de venganza cuenta una ruda realidad que debemos esforzarnos por entender. No se vale con dar la bienvenida a los refugiados, debemos entender también por qué existen los refugiados; las razones están a veces demasiadas ligadas a nuestro pasado. ¿Lean y avergüéncense de nuestro pasado (y presente)? Un pocos sí.

El año también nos dio la oportunidad para editar una nueva entrega de Tiki Mercado y de Herodoto Corominas. Tanto Josep Camps (Rezos de vergüenza) como Carlos Bassas (Mal trago) nos acercan a realidades cotidianas que se convierten en extraordinarias. Tiki y Herodoto son quizá antagónicos, pero ambos quieren entender el mundo que les rodea, y resolviendo asesinatos, injusticias y arrestando hijos de puta es una forma muy práctica de entender el mundo. Créanme, ser agente del orden no es tan fácil.

Además nos dimos el lujo de publicar Sigue la mala vida, historias demasiado reales (crueles) que Carlos Quílez sabe acercar al lector mejor que nadie y que no nos hablan de la ficción, sino de lo absurdo a veces del crimen y de las nefastas consecuencias que muy a menudo tiene. Qué mala pata tienen los criminales a veces, dirán algunos. Juzguen ustedes.

Y para redondear nuestro paladar, fuimos los sinvergüenzas que editamos la primera antología pornocriminal de la historia en español (que sepa un servidor). El gran culpable fue Juan Ramón Biedma, y sus cómplices los trece relatos y sus autores. Obscena es el vivo testimonio que “lo negro” tiene interpretaciones infinitas, y que el género en español está en pleno auge. Trece relatos absolutamente dispares con dos denominadores comunes: el negro y el porno. ¡Bravo!

Pero no puedo terminar sin mencionar las fabulosas recuperaciones que hemos editado:

En primer lugar, Esta noche moriré de Fernando Marías. Esta novela es como el Oráculo, se anticipa a los acontecimientos y nos demuestra que el futuro, de alguna manera u otra, está escrito. Acojona mucho, pero parece ser que es cierto, sino pregúntenle a La Corporación. La respuesta quizá no satisfaga, pero leer es creer.

Acabo con Víctor del Árbol y El peso de los muertos. La novela dónde empezó todo, aquella que le abrió a Víctor las puertas al mundo de los lectores y a nosotros la esperanza de que algo hacíamos bien. La novela que tras casi diez años merecía volver a editarse y que en Alrevés tan orgullosamente hemos hecho. Fue la novela que llevó, hace ahora ya unos años, a Josep Forment a contactar a Víctor. Fue el detonador de muchas vivencias, ¿verdad Víctor? Esta edición por encima de todas, está dedicada a nuestro querido Pepe.

Gracias a todos por la oportunidad de editar vuestros libros, por compartir con nosotros vuestras y nuestras ilusiones, por luchar por esta pequeña “gran” editorial. Sin vosotros, nada, absolutamente nada de esto sería posible.

Un abrazo a todos vosotros, nuestros héroes: los autores.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Cuando murieron los sueños, falsificamos los recuerdos…

loquenosquedadelamuertebajay entonces llegó Jordi Ledesma y nos recordó que los sueños y los recuerdos son a menudo lo mismo. Sí, es humano recordar lo que uno sueña y soñar lo que uno querría recordar. Pero basta de filosofía. He venido ha hablar de su libro: el de Jordi Ledesma. Lo que nos queda de la muerte.

¿Y por qué volver al blog después de tanto tiempo? Porque vale la pena. Porque se lo merece. Porque cuando leí la última novela de Jordi no pude parar hasta terminarlo para luego quedarme sin aliento. Y porque estoy convencido de que hay en España muchos autores que desearían haber escrito este libro… pero no lo dirán, y si pueden (y han leído a Jordi) esconderán su existencia. Una vergüenza.

Pensaréis que estoy enfadado con el mundo. Pues sí, lo estoy, pero no voy a ser un grosero. Estamos en la edad del YO, de los temores (sí, los intelectuales también tienen miedo), del que no me roben el poco mercado que me queda. Estoy harto de decirlo, los autores ya no son maestros, y deniegan a sus discípulos. Es miseria en su estado puro.

Pero claro, está Alrevés, la audaz editorial que se atreve con todo y afortunadamente no somos los únicos. Hay más, claro que sí. No somos muchos, pero suficientes para dar guerra. Somos los que afrontamos el reto de querer a los autores. De quererlos con todas las consecuencias. Para bien o para mal.

Jordi Ledesma ha escrito una joya y punto. Jordi es el relevo, uno de los autores, acompañado de Víctor del Árbol, Pisón y Zanón, entre otros, que ahora tienen que escribir la crónica de Barcelona y de Catalunya, y la hacen en castellano, y no pasa nada. Marsé, Montalbán y González Ledesma lo hicieron en su día, ahora toca un cambio generacional, y sinceramente, los novatos son muy buenos. Son mejores, collons.

La lástima, sinceramente, es que las viejas guardias, los que nos contaron con tanta genialidad nuestra historia, no sepan dar el testigo. Es hora, por favor. Sé que los tiempos no acompañan, que las ventas cada día se desploman, pero tenemos derecho a volver a vivir, con el mismo entusiasmo,  lecturas como La verdad sobre el caso Savolta o Últimas tardes con Teresa. Es importante que los maestros ayuden a los lectores, que nos ayuden a encontrar las nuevas voces, las que hablan de nuestros días con el beneficio innato de ser contemporáneos a ellos.

La historia no se entiende sin maestros que pasaron el testigo a aprendices: Leonardo, Miguel Ángel, Picasso, Baroja, Joyce, Orwel, Pessoa, Giacometti, Chillida… Todos fueron en su día aprendices y se convirtieron en maestros porque alguien pasó el testigo.

Toca pasar el testigo señores, por favor y gracias.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

VLCNegra, Madrid:frontera y el público

Madridfrontera VLCNegraVolvemos de Valencia obviamente felices. Madrid:frontera de David Llorente recibió el premio Mejor Novela Valencia Negra 2016. Pero también muy contentos de haber compartido tiempo con un montón de amigos. Y por supuesto hay que felicitar a todo el equipo de Valencia Negra por una exitosa cuarta edición que según he visto ha doblado el público con respecto a la tercera. ¡Bravo! Porque el éxito de un festival se debe medir así, por cuánto público convoca.

Hablando de público, durante la cena del viernes charlé con Berna González Harbour y surgió la pregunta de si hay demasiados encuentros de novela negra. Concluimos que mientras cada festival pueda convocar un buen número de espectadores, siempre hay espacio para más. En Francia el festival de fin de semana con seis u ocho autores y cinco o seis mesas es muy común y muy factible de hacer también en España. No todo tiene que ser “semanas negras” ¿verdad?

Y si van a surgir más encuentros, Fernando Marías me comentó que quizá los festivales del género negro deberían de alguna manera u otra asociarse y coordinar no sólo las fechas, pero quizá hasta algunas actividades. Ambos sabemos que en este sector lo de llegar a acuerdos y colaborar es poco común, pero esta no es una idea descabellada. Los festivales no deberían rivalizar, hay mucho espacio para colaborar.

En definitiva, felicidades una vez más a la organización de Valencia Negra, un festival que sabe crecer y ganar adeptos. Y sí, animo a crear más encuentros siempre y cuando el objetivo sea acercar autores y lectores. O sea, que su máxima preocupación sea el público. Y por qué no, hagan caso a Fernando Marías y busquen formas de colaborar, seguro que resulta positivo.

 

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos, Uncategorized

El espejismo de Sant Jordi, Cuenca ahorca sus casas y el Euro-timo

Final de Cuenca 2016

Celebramos el final de Cuenca Negra 2016 y saludamos la edición 2017

El día 23 de abril volvimos a deleitarnos del espejismo de Sant Jordi. Durante el día mágico las masas salieron a la calle y por un momento los editores pensamos que vivimos en una sociedad lectora. La Diada fue espectacular y sin lugar a duda se vendieron miles de libros. Pero llegó el fatídico 24 y volvió la cruda realidad. En España los niveles de lectura siguen descendiendo y con un Sant Jordi al año no es suficiente, pero claro, no podemos celebrar Sant Jordi cada sábado, ¿o sí? Por favor…

En Cuenca Sergio Vera se inventó hace cuatro años el encuentro de las Casas Ahorcadas y así culminaba uno de los mejores club de lectura de novela negra de España. Sergio Vera iluminó Cuenca con un festival por donde han pasado desde Lorenzo Silva a Andreu Martín pasando por Rosa Ribas, Berna González Harbour, Víctor del Árbol, Domingo Villar, Javier Olivares, Álexis Ravelo, Jerónimo Tristante, Antonio Altarriba, Carlos Salem, Juan Ramón Biedma y un sinfín de los mejores autores y autoras del género negro, fantástico, del cómic y guionistas de toda España. Sergio Vera ha puesto a Cuenca en el mapa de la novela negra española, pero la visión de Sergio Vera choca con la ofuscación —para no decir ignorancia— de políticos incapaces de reconocer a Sergio su trabajo y dar continuidad a un festival que acerca la cultura a los conquenses. En fin, ¿por qué nos sorprendemos tanto de los bajos niveles de lectura cuando la política se dedica a torpedearla?

Y no puedo terminar sin hacer referencia al fraude que nos vende Renfe con el Euromed, un tren que en su versión más rápida viaja de Valencia a Barcelona (o viceversa) a una velocidad media de 115 Kilómetros por hora. Creo que va más rápido el Nairobi Express. Esto es un insulto a todos los que vivimos en el corredor mediterráneo, sí, este corredor que ya hace más de 2000 años crearon los fenicios, cartagineses y romanos por una razón muy simple, era la mejor manera de moverse desde la península al resto de Europa. En fin, si las cosas siguen así igual volvemos a los trenes borregueros, al menos en éstos la velocidad del viaje era el menor de tus problemas, ya que el calor, los malos olores y la incomodidad del tren absorbían toda la mala leche.

Lo dicho, del espejismo del Sant Jordi a la ceguera de los que deberían luchar por la cultura en Cuenca, a trenes que crean dudas sobre un país que parece empeñado en poner palos en sus propias ruedas antes de sentarse a pensar entre todos cómo se puede mejorar el futuro.

Nada nuevo en el horizonte,  ¿verdad?

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos, Uncategorized

David Llorente · Madrid:frontera

Alfonso Larrea lo resume de maravilla:” el gran logro de David es comenzar una novela distópica y poner punto y final a una novela negra.”

Alfonso Larrea

Os voy a ahorrar párrafos: dejad de perder el tiempo leyendo esto y leed Madrid:frontera. Es lo mejor que se puede decir de un libro. Es lo que pienso de este libro y de la obra de David Llorente.

     Doscientas cuarenta y seis páginas de historia (solo he dejado sin anotar dieciséis [muchas son]), siete capítulos, cincuenta y cinco escenas, y más de cien personajes. Eso es a lo que la editorial Alrevés le ha puesto portada y le ha solicitado ISBN. Podría ser una novela como cualquier otra, pero es la solución al cambio climático: es el frío de todos los eneros.

     ¿Y el agua de todas las lluvias?

     También.

OTRA VEZ LA MISMA LLUVIA LLORENTIAL

     Madrid solo puede aspirar al cielo, pero nunca nos hemos preguntado a qué cielo. Uno negro, sin sol y donde la lluvia es…

Ver la entrada original 1.128 palabras más

Deja un comentario

16 enero, 2016 · 10:16 am

Vivir… para escribir

… y llegaron los Reyes Magos, y luego se falló el Premio Nadal, y entonces recibimos el mejor de los regalos. Nuestro amigo Víctor del Árbol resultó el ganador del certamen con La víspera de casi todo.
Josep Forment siempre decía que ser escritor es un oficio, y como todos los oficios, los principios son difíciles porque hay que aprenderlo. Lo cierto es que no todos podemos ser soldadores, artistas, informáticos o profesores, y lo mismo ocurre con el oficio de ser escritor. Porque escribir podemos hacerlo todos (o casi todos), pero ser escritor está reservado para unos privilegiados. Víctor es sin lugar a dudas uno de ellos.
No se trata de justicia, ni de recompensas, ni de la chiripa o la confabulación de los astros. Se trata del esfuerzo, la paciencia y el buen hacer de Víctor. Un hombre afable, melancólico a veces, pero generalmente sonriente. Víctor es un amigo que llegó a nuestras vidas a través de otra amistad, la de Jordi Canal, que ya hace muchos años que creía en él. Así fue como Josep conoció a Víctor, en una reunión concertada en una terraza de la plaza de la Virreina, donde Josep tenía su segunda oficina. El resto es historia, una historia con baches, desencuentros y frustraciones, pero sobre todo repleta de alegrías, momentos enigmáticos, ilusión y paciencia. El buen hacer me gustaría pensar que siempre tiene su recompensa, y en esta ocasión lo ha tenido.
Sólo nos queda por darle a Víctor la enhorabuena, y desear que siga escribiendo con ilusión y nos regale a nosotros, afortunados lectores, más historias que nos descubran la miseria y la bondad humana, que nos hablen de la memoria (y la desmemoria), la venganza y la vida.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos, Uncategorized

Sin miedo a escribir con estilo propio y sin intimidarse por lo foráneo

Llegamos al final del 2015. Un año que, por qué engañarnos, no ha sido fácil, pero que también nos ha dado muchas alegrías. En mayo Las flores no sangran de Alexis Ravelo ganó el premio a mejor novela negra que otorga el festival de Valencia Negra. Alexis, además, se llevó en la Semana Negra de Gijón el premio SN-BAN! y visitará Argentina el próximo agosto. Y cómo no, hay que celebrar el Memorial Silverio Cañada obtenido por David Llorente y su magnífica novela Te quiero porque me das de comer también durante el festival gijonense. Y para redondear el año, cerramos el ciclo con la satisfacción de editar a Juan Tallón (Fin de poema) y a Juan Bas (Pájaros quemados). Todo un lujo para nuestra pequeña gran editorial poder contar con autores de la talla de Tallón y Bas en nuestro catálogo.

PájarosQuemadosBAJAFindepoema_BAJA

Pero ahora que termina el 2015 no puedo dejar de pensar en la excelente parrilla que tenemos preparada para 2016. Sin lugar a duda, y lo decimos con toda la humildad del mundo, una programación que creemos es representativa de los mejores escritores en español de hoy. Incluye algunos consagrados y cómo no, autores que estamos convencidos están llamados a formar parte de una espectacular nueva generación. Autores sin miedo a escribir con un estilo propio, que no se intimidan por lo foráneo, y que no dejan de sorprendernos con cada nuevo manuscrito que afortunadamente nos hacen llegar. Somos gente afortunada los alrevesianos.

Madrid_frontera_baixaEn enero del 2016 vuelve Llorente con Madrid:frontera, una novela que plasma todo lo que somos, todo lo que podemos llegar a ser y todo lo que no queremos pero desafortunadamente podemos llegar a convertirnos un día. Todos somos Madrid:frontera, cuando lo leáis sabréis por qué os lo digo. Llorente vuelve con nuevas estructuras, nuevas formas narrativas y mensajes más que poderosos. Cuidado, estimado lector, que no seas tú el próximo Igi W. Manchester.

Estanochemorire_BajaEnero también incluye la edición de Esta noche moriré del gran Fernando Marías. Es así como Marías y Alrevés quieren celebrar el XX aniversario de la primera edición de esta maravilla que debería ser lectura obligatoria.

Para febrero los amantes de Tiki Mercado podréis disfrutar de una nueva entrega de este genial Mosso y ex-Mosso de Esquadra. Josep Camps reta más que nunca a Tiki en Rezos de vergüenza, ya que no sólo tendrá que superar sus propios demonios, también deberá luchar contra algunos poderosos santos.

icono_desterro_1En marzo todo el equipo de Alrevés estamos ilusionados con la incorporación de Manuel Barea a nuestro catálogo con una novela que el mismísimo Jim Thompson (si Barea le diera permiso) firmaría como suya. Desterro, como su nombre indica, es un lugar donde quizá no queremos ir, pero a veces no nos queda más remedio que arribar. Entrar es relativamente sencillo, salir es otra historia. Barea es de la generación de autores que no le temen a nada, y con un lenguaje y estilo propio te tensa todos los nervios mientras te ahondas en sus líneas.

Y no puedo dejar de mencionar también que en 2016 reeditaremos la primera novela de Víctor del Árbol, El peso de los muertos, la obra del genial Víctor dónde quizá empezó todo.

En fin, en 2016 también tendremos la oportunidad de reencontrarnos con Gonzalo Garrido que vuelve a la carga en Bilbao, con Carlos Bassas y su entrañable Herodoto Corominas, y con Jordi Ledesma que nos ha cautivado con su última novela, entre otros. Y en mayo lanzaremos una antología de relatos negro-pornográficos dirigida por Juan Ramón Biedma que estamos seguro dará mucho de que hablar y que incluye autores como Fallarás, Salem, Luján, Marías, Zanón, Llorente, Barea, Glez y hasta trece, pero el resto los dejo para más adelante. Y como siempre, habrá sorpresas en el camino. Muchas sorpresas.

Felices fiestas, felices lecturas, y hasta muy pronto.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

¿Si compramos libros por su contenedor, realmente leemos los contenidos?

Findepoema_BAJA¿Por qué compramos libros? ¿Por qué compráis libros? Esa fue la pregunta que nos hicimos Carlos Pujol, nuestro director editorial, y yo anoche.

Alrevés siempre ha editado libros basándose en la búsqueda, captura y publicación de contenidos que creemos tienen un interés, por alguna razón u otra, para el público lector. Siempre hemos pensado que la originalidad de los textos, la calidad de los mismos y su trascendencia son la clave para captivar a los lectores. En definitiva, en Alrevés hemos sido firmes creyentes en que el contenido, y no el contenedor, es lo que el lector busca en los libros.

Sin embargo, nuestra larga experiencia nos dice que a día de hoy puede que sea el contenedor, (su forma, originalidad, diseño y vistosidad), un elemento clave a la hora de que el lector decida o no comprar un libro. ¿Significa eso que el lector ahora prefiere el contenedor al contenido? ¿Implica esto que quizá el lector ya no es tan lector? Es decir, ¿si compramos libros por su contenedor, realmente leemos los contenidos? Esta pregunta realmente no la podemos responder sin un estudio minucioso. Pero tanto para Carlos Pujol como para mi, tener en cuenta el contenedor a la hora de comprar un libro nos resulta sorprendente y por qué no decirlo, también preocupante.

Es obvio que Alrevés no puede dejar de tener en cuenta esta tendencia, pero estamos convencidos que es más importante que mantengamos nuestros principios. Nuestro proyecto está basado en la búsqueda de talentos que lo demuestran a través de sus textos y las ideas que éstos transmiten, como hemos mencionado inicialmente. Y aunque los contenedores puedan mejorar, serán siempre los contenidos los que regirán nuestra política editorial, porque así se lo merecen los verdaderos lectores, o eso creemos nosotros.

Y hablando de talentos, no puedo dejar de mencionar la última novedad de Alrevés. Fin de poema, de Juan Tallón. Una pequeña joya que a través de las últimas horas de vida de cuatro poetas (Cesare Pavese, Alejandra Pizarnik, Anne Sexton y Gabriel Ferrate) ilumina sus vidas y la lucha con su propia existencia.

4 comentarios

Archivado bajo para seguir despiertos