Se nos ha ido de las manos.

Un artículo de Paco Gómez Escribano y Gregori Dolz

Lo sentimos, pero alguien lo tiene que decir. Etiquetar de negra cualquier novela que incluye un muerto se nos ha ido de madre. No, no y no. No porque haya un muerto y la investigación de un asesinato una novela es negra, por favor. Ya basta de tanta frivolidad, hay que poner un límite a esta aberración.

Estamos engañando a los lectores y nos estamos auto engañando.

Vamos a ser muy claros: no todo lo que se publica en Alrevés es novela negra. No. También se publican thrillers (por poner solo un ejemplo), que no son novela negra, y novelas que pertenecen a otros géneros y subgéneros, esa es la realidad, y orgullosos estamos de ello.

La definición de novela negra es compleja y discutible, debatible y hasta impugnable, un tinglado…, digamos…, turbio. No obstante, existen ensayos y estudios no solo para hacerse una idea, sino para terminar por convertirse en un experto si uno lee no todos, pero sí unos cuantos. Bien es cierto que la mayoría están escritos por extranjeros y no traducidos al español.

Ahora bien, los géneros y las clasificaciones existen y, por tanto, lo que es novela negra y lo que no lo es también está muy claro para quien quiera documentarse un poco. Decir, como se ha escuchado muchas veces en mesas redondas de festivales de novela negra, que los géneros no existen o que solo son etiquetas para que los libreros coloquen los libros en los anaqueles de las estanterías es despreciar el trabajo de décadas de filólogos o catedráticos de semiótica. Y no lo decimos solo nosotros. Ya dijo algo muy parecido José F. Colmeiro (Licenciado en Filología inglesa por la Universidad de Salamanca, máster en Literatura comparada por la State University of New York at Stony Brook y doctor en Lenguas hispánicas por Berkeley, para más señas) en su ensayo «La novela policíaca española: teoría e historia crítica». Ah ¿qué no lo conocen? ¿Por qué será que no nos extraña? Porque esa es otra: toda la teoría escrita en español sobre el tema ha sido tradicionalmente publicada por editoriales menores ya desaparecidas o servicios de publicaciones de universidades y hoy en día esos libros son casi imposibles de conseguir a no ser que se haga una investigación detectivesca por tiendas de segunda mano.

Si los géneros no existen, ¿qué hacemos con los estudios de Howard Haycraft, Michael Holquist, Landrum, Symons, Todorov, Vázquez de Parga, Javier Coma o el propio Loureiro? ¿Qué hacemos con ensayos como «A quemarropa», de Jordi Canal y Àlex Martín, publicado, por cierto, por Alrevés? ¿Eran imbéciles Platón y Aristóteles cuando hicieron la ya famosa clasificación literaria de las obras en las tres categorías fundamentales de Lírica, Épica y Drama? No seamos ridículos.

Quedan dos años para que se cumplan cien de la publicación en Black Mask del primer relato de un private eye hard boiled a cargo de Carroll John Daly. A ver quién se acordará y qué eventos se celebrarán aquí en esta España nuestra.

Es cierto que en España la novela negra no existió hasta la llegada de la democracia, quitando algunas excepciones como Manuel de Pedrolo, censurado hasta la saciedad y con el estigma de escribir en catalán, algo que al caudillo por la gracia de Dios le producía urticaria. Tampoco lo decimos nosotros solo, lo dijeron Montalbán, Vázquez de Parga o Paco Ignacio Taibo II. Pero no podemos obviar su nacimiento, eclosión y proliferación extramuros de la piel de toro solo porque unos tipos decidieron dar un golpe de estado, tomar a la fuerza el poder a través de una guerra civil y sumirnos en cuarenta años de oscurantismo.

De todas formas, no es necesaria una definición para saber qué no es novela de género. No hay que ser un experto teórico para hacer tal distinción, aunque quizás sí un experto lector, por lo menos eso.

Y no pasa nada porque existan los thrillers, novelas policíacas, o novelas enigma. Son necesarias y seguramente tienen mucho más público que la novela negra, y sabemos de buenas fuentes que venden más. Esto quizás sea por la estructuración del cerebro humano, que se engancha más a historias que siguen la pauta aristotélica de planteamiento, nudo y desenlace que la novela negra no siempre sigue; que gusta más de la supresión de la realidad ordinaria, la llamada a la aventura del héroe y el restablecimiento de un orden, algo que la novela negra no hace. Si a esto añadimos la contraposición del héroe de la novela enigma con el antihéroe de la novela negra, podemos decir sin miedo a equivocarnos que ambos subgéneros tienen posturas contrarias e irreconciliables. Lo que no quita que puedan convivir y ocupar cada uno su espacio. Ahora bien, no todo es novela de género.

Y lo que más nos exaspera, es que todo el mundo sabe perfectamente de lo que hablamos, pero o hacemos la vista gorda o sencillamente nos resignamos.

Hagamos todos un esfuerzo: escritores, editores, agentes literarios, comisarios, libreros, periodistas… todos. Vamos a llamar las cosas por su nombre y nos haremos un favor.

Un último matiz muy importante. Los festivales de novela negra, tan prolíficos y necesarios, deben incluir también el thriller y el policíaco clásico, así como la novela enigma y lo que haga falta, claro que sí, pero nos debemos a nosotros mismos saber diferenciar los géneros, saber distinguir los matices.

 José F. Colmeiro 

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Sí, a veces le cambiamos el título a un libro

En algunas ocasiones, al traducir novelas, los editores toman la decisión de cambiar el título de un libro completamente. Por la razón que sea, llegan a la conclusión que el título en el idioma original de la novela no funciona en castellano (o el idioma al que se traduce el libro).

A veces el cambio no es tan notorio, como puede ser el caso de Steig Larsson. El primer tomo de la trilogía Milenium debería haberse traducido del sueco original como Hombres que odian mujeres. Sin embargo, los editores en castellano decidieron traducirlo como Los hombres que no amaban a las mujeres. En este caso, los editores ingleses se alejaron aún más del título original utilizando La chica con el tatuaje del dragón.

Un cambio más drástico es quizá la elección tomada por los editores españoles con la novela de Pierre Lemaitre Irène, que en francés llevaba un título más parecido a Trabajo limpio.

En cualquier caso, lo que no es muy habitual es cambiarle el título de una novela publicada ya originalmente en castellano.

Esto es lo que nos ocurrió en Alrevés con la primera novela de Boris Quercia que hemos editado de la serie Santiago Quiñones. El título original de su edición chilena era Santiago Quiñones, tira. Lo cierto es que una vez leídas tres o cuatro páginas del libro el lector hubiera entendido el título perfectamente, pero queríamos un título más comprensible y llamativo para el potencial lector en la librería.

En Francia, el libro se había traducido como Las calles de Santiago. Inicialmente pensamos que ese título podría también ser acertado para nuestra versión. Pero a medida que se acercaba la fecha de publicación, se nos ocurrió que el título francés tampoco trasmitía lo que queríamos. La voz del protagonista en Hoy no quiero matar a nadie nos pareció acertado, porque Quiñones, un tira (policía) de Santiago de Chile, es un hombre con muchas contradicciones, y el título que elegimos precisamente transmite ese estado de ánimo. Quiñones no quiere matar a nadie, pero si no lo hace puede ser que él sea la víctima.

Una vez tuvimos el visto bueno de Boris Quercia, creador de la obra, la decisión estaba tomada. Y curiosamente, esta obra, con tres ediciones en tres países distintos, ya tiene tres títulos diferentes.

Añadiré, que las dos siguientes entregas sí llevan el mismo título que en su versión chilena: Perro muerto y La sangre no es agua. Por cierto, ya podemos anunciar que si no surge ningún imprevisto, la segunda entrega estará en librerías en junio de este año.

La trilogía de Santiago Quiñones, de Boris Quercia

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Superado el 20, damos la bienvenida al 2021

Nos despedimos del 2020. Un año muy atípico, sin lugar a dudas. Sin embargo, y a pesar de las dificultades, en Alrevés hemos sido capaces de editar más de 20 títulos. La colección de narrativa ha sumado este año 7 títulos. SinFicción ha alcanzado ya su séptima entrega, y crims.cat se ha consolidado sin lugar a duda como la colección de referencia de novela negra en catalán.

Para 2021 tenemos un plan editorial que estamos seguros estará a la altura de nuestros lectores. Además, estamos felices de poder anunciar que contaremos en el equipo con Mercedes Castro, editora con una larga trayectoria, que dirigirá nuestra colección de narrativa en castellano.

No queremos desvelar aún todas las sorpresas que nos depara este año, pero sí resaltar algunas novedades para el primer trimestre.

En enero, como suele ser habitual, arrancamos con una parrilla muy completa.

Andreu Martín vuelve con Vais a decir que estoy loco, una novela que explora los mundos complejos de la mente humana. Una novela psicológica como hacía tiempo que no veíamos de la mano del maestro Andreu, que nos adentra en la compleja y a veces disparatada vida de Francesc Ascàs. Esta novela es un viaje extraordinario, palabra de Alrevés.

La noche azul es la tercera entrega de la serie Florián Falomir de Juan Bolea. Cada año más los lectores están más familiarizados con este atípico detective aragonés que en esta ocasión se traslada a la costa castellonense cuando un antiguo amigo de la infancia y director de cine le pide ayuda. Un novelón lleno del humor negro que caracteriza a Juan Bolea.

En enero además comenzamos la andadura de editar por primera vez un autor latinoamericano. Se trata del chileno Boris Quercia que debuta en España con Hoy no quiero matar a nadie, la primera entrega de una saga de tres libros con Santiago Quiñones, un policía de Santiago de Chile, como protagonista. Todo un descubrimiento que espero os apasione tanto como a nosotros.

En SinFicción comenzamos el año con un libro distinto que estamos seguros va a dar mucho de qué hablar.  De prisiones, putas y pistolas es la historia del desmantelamiento de ETA desde las prisiones contada por Manuel Avilés, quien era el director de Nanclares de la Oca cuando comenzó a fraguarse la Vía Nanclares. Esta es la historia de cómo se confabuló un plan y se llevó a cabo lo que parecía imposible: el comienzo del fin de ETA.

No podemos terminar sin dar las gracias a los lectores y lectoras. Gracias, gracias, gracias, porque sin vosotros y vosotras nada tiene sentido.

Felices fiestas y mucha salud para el 2021.

Equipo Alrevés

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Un libro valiente y necesario

Este lunes sale a la venta el número 7 de SinFicción. Todos los libros de esta colección son especiales y únicos por una razón u otra. Pero tenemos que reconocer que Hágase tu voluntad, de Vanesa Lozano, es un libro que ha superado todas nuestras expectativas, y es que Vanesa se ha enfrentado a uno de los casos más complejos de relatar de los que se han escrito en SinFicción hasta ahora.

Porque la historia de Patricia Aguilar era imposible de contar sin, precisamente, el consentimiento y la complicidad de la misma Patricia, algo que siempre resulta complicado de lograr cuando se trata de una víctima.

Para que este libro tuviera sentido y pueda convertirse en una herramienta útil para muchas personas (jóvenes y no tan jóvenes), Patricia debía confesarse con Vanesa, y la autora debía ser capaz de trasladar sus palabras y ordenarlas para que el lector entienda perfectamente qué significa ser abducida por una secta.

La historia de Patricia Aguilar es la historia de una familia que nunca se rindió para recuperar a su hija, que luchó contra todos los obstáculos que se iban encontrando en el camino. Es una historia de superación personal y familiar para recuperar a una hija engañada y abducida por un hombre lleno de maldad pero con una capacidad seductiva asombrosa. Esta es una historia con un final feliz, pero no siempre acaba así, y este libro es más que un relato, es también un ejemplo de cómo, unida y sin perder nunca la esperanza, una familia puede triunfar ante todas las adversidades.

Gracias infinitas a Patricia, por desnudarse y perder el miedo a contar la verdad a Vanesa y así hacer posible que este libro pueda ayudar a muchas personas. No todo el mundo es capaz de hacer lo que ha hecho ella, y por eso hay que reconocer su enorme valentía.

Esperamos que cuando terminéis la última página de Hágase tu voluntad, y una vez leída la carta que Patricia escribe a su hija, entendáis por qué estamos tan contentos en SinFicción, como dice Marta Robles nuestra directora de colección, de haber podido aportar nuestro granito de arena editando este enorme libro.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Para el Otoño-Covid, tres novelas de ficción tan reales como la vida misma

Vale, que nadie sabe qué demonios pasará este otoño es una obviedad, aunque algunos dicen que sí saben qué pasará… mmm, esos son mis sospechosos.

En fin, lo que sí sabemos en Alrevés es que es hora de editar, y llegamos a este Otoño-Covid con unas novedades de ficción para que el lector pueda disfrutar, recapacitar, pensar y hacerse más preguntas. Y lo digo yo que soy imparcial. ¡Ja!

El salto de la arañaComenzamos con Graziella Moreno. El salto de la araña es un novelón de nuestros tiempos y de nuestra sociedad. No habla de los años 50 en EE.UU., ni de una Irlanda rural, ni de tierras nevadas cercanas al polo Norte. No, Graziella habla de nosotros, de nuestro mundo. Habla de las familias que nos rodean, que viven vidas que nos son cercanas, pero cuya existencia se ve truncada por una decisión errónea, como podría pasarle a cualquiera de nosotros. Una historia tan real que te deja pensando largo y tendido cuando terminas su lectura. Y algo de real hay…

 

5 JotasA principios de octubre asaltamos el mercado con 5 Jotas de Paco Gómez Escribano, el autor en España que mejor sabe sumergir al lector en los barrios que no queremos saber que existen y que muchos (políticos) hasta niegan su existencia. Paco sabe de lo qué habla y solo se inventa la trama; el resto, las conductas y lenguaje de sus personajes, sus vivencias y sus reacciones son tan reales que no dejan de ser molestas para demasiados. No es lo mismo nacer en el barrio de Salamanca que nacer en Canillejas. A ver cuando nos enteramos.

 

Durante la nevada

PORTADA PROVISIONAL

Terminaremos la ficción Otoño-Covid con Durante la nevada, de Luis Roso. Para Alrevés es un auténtico lujo poder añadir a este autor a nuestro catálogo con una novela hilada a la perfección y que nos desvela eso que algunos han olvidado, que el periodismo es un oficio de valientes que no quieren ni pueden rendirse ante el Poder. En este caso Luis nos lleva a tiempos turbios cuando España luchaba entre su pasado dictatorial y su presente democrático y dos periodistas que deciden que la verdad es lo suficientemente importante cómo para jugarse la piel.

 

Tres novelas noir de Alrevés, escritas en España y que explora nuestra sociedad, nuestros comportamientos, nuestras inseguridades, nuestros errores y aciertos; nuestras injusticias y nuestras calamidades, que no perdonan al lector y no dan tregua a la bondad. Novelas que a través de la ficción ahondan en nuestra demasiada a veces triste realidad. Qué demonios es el noir sino eso, me pregunto. El noir es el género que desenmascara nuestras miserias y nos ofrece la oportunidad de mejorar como sociedad si somos capaces de aprender. Viva nuestro noir.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

No quiero banderas ni himnos ni elocuentes discursos.

Nunca fui un gran fan de Jarabe de Palo y nunca conocí a Pau Donés. Sí que conocía su música y en muchas ocasiones canté sus canciones y disfruté de sus ritmos. Pero nunca fue Jarabe de Palo mi música de cabecera.

Sin embargo, Pau Donés me ha dejado pensando últimamente. Y no por su fallecimiento. Pau me dejó perplejo cuando hace un par de semanas, antes de él despedirse de este mundo, nos brindó con un disco de despedida.

No sé el nivel de cobardía que mostraré yo ante la muerte, no sé si me arrugaré o creceré, no sé cómo reaccionaré ante lo inevitable. Lo que sí sé es que Pau Donés, cuando sabía que el tiempo se le escapaba, supo despedirse de nosotros, pero sobre todo de los suyos, de su gente, con unos versos a la vida, y para eso hay que tener una integridad y mucho valor.

No quiero banderas ni himnos ni elocuentes discursos. Agradezco gente que con dignidad se despide de la vida y lo hace sin odio ni resentimientos. Con tristeza, es comprensible, pero sin odio.

¿Por qué tanto odio, cuando estamos aquí “de prestao”, verdad Pau?

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

El “falso Shaolin” que engañó a todos.

Shaolin frontal AltaEl próximo lunes día 15 de junio saldrá a la venta el número 6 de la colección SinFicción, dirigida por Marta Robles. Esta vez la autora, Beatriz de Vicente, abogada y criminóloga, aborda el caso del falso Shaolin, que en realidad era una persona muy distinta a ese supuestamente monje (y guerrero) chino.

En sintonía con la colección, este libro aborda el mundo criminal pero desde un punto de vista muy diferente. En esta ocasión se trata de un libro repleto de teoría y criminología que intenta descifrar quién es este asesino, como actúa y por qué. Un libro que también pretende aportar su granito de arena a esta rama que llamamos la criminología.

Beatriz de Vicente sin escrúpulos y sin reparos nos da una lección magistral sobre el funcionamiento de la mente criminal más egoísta, cruel y salvaje al que nos podamos enfrentar y nos explica el fenómeno de los asesinos en serie y el mundo criminal en general.

Un libro para valientes, en el que no hemos querido esconder nada, absolutamente nada, de lo que una mente enferma puede llegar a hacer. Pone los pelos de punta, ciertamente, pero es que en el mundo criminal nos expone a lo más degenerado de la mente humana.

En el último festival de Morella Negra la jueza Rosa María Freire Perez dijo tajantemente que “no hay belleza en el crimen”, este libro, esta introspección en la mente criminal, no deja lugar a duda de que esa es una afirmación más que cierta.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Volvemos en junio

No voy a hablar de pandemias, ni de si el mundo cambiará para siempre o si nunca volveremos a ser los mismos. Mi opinión (y la de la mayoría de la gente) es intrascendente, así que dejaré que el tiempo ponga las cosas en su lugar y desvele cómo será el mundo a partir de ahora.

Desde Alrevés pondremos nuestro granito de arena volviendo a editar novedades y volviendo a ofrecer a nuestros lectores contenidos de calidad. Paró la rueda durante un tiempo, se esfumó Sant Jordi y muchos festivales, pero somos perseverantes y volvemos este junio con novedades.

Adobe Photoshop PDFArrancamos el 1 de junio reeditando Cioran, manual de antiayuda, de Alberto Domínguez. Este junio hará 25 años de la muerte del filósofo rumano y hemos decidido volver a publicar este título con un nuevo prólogo de su autor.

 

 

 

978841784751Una semana después vuelve Rafa Melero con Efecto colateral, una nueva trama policial de trasfondo muy social, donde la vida de Tomás Montes da un giro cuando la muerte inesperada de su padre desencadena unos hechos que lo llevan a un profundo pozo y una ineludible solución: la venganza, cueste lo que cueste

 

 

Shaolin frontal AltaFinalmente, el 15 de junio publicaremos el número 6 de la colección SinFicción que aborda el caso del conocido como falso Shaolin. Bajo el título de El agujero. Historia de un asesino, Beatriz de Vicente hace un apasionante relato del espeluznante caso del falso Shaolin, y ofrece al lector una obra multidisciplinar y la oportunidad de conocer y aplicar conceptos propios de las ciencias dedicadas al estudio de la comprensión de la conducta humana en general y criminal en particular.

 

Volvemos a las librerías con tres obras muy distintas, y con la esperanza de paso a paso volver a la normalidad, sea cuál sea.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Entonces llegó Sant Jordi del 2020, y todos nos quedamos en casa.

La muerte nos persigue,

¿verdad Charlie?

No tiene piedad de nadie,

aunque le importa nuestra edad.

Este Sant Jordi es ausente,

sin ti, ni Josep, ni el público.

¿Avanzamos o retrocedemos?

Sólo lo sabré cuando

nos volvamos a reunir.

96678750-640e-4bc1-9d74-eaed07d71122

Gracias Carlos, por nunca juzgarme por mi ignorancia, por no delatar mi estupidez. Gracias por ser tan humilde e ignorar mis carencias y darme siempre esa fuerza tuya. Tu bondad y generosidad eran infinitas. Los que nos quedamos con tu recuerdo no lo podremos olvidar.

Muchos hemos sido los beneficiados de tu sabiduría siempre tan humilde y de tu discreción. Esa era tu naturaleza, algo poco habitual en la sociedad de hoy. Eras generoso hasta hartar.

Me quedo con las horas compartidas, las peleas y los abrazos y todo lo que ocurrió. Me quedo con la memoria de mi amigo.

Love you always y feliz Sant Jordi, aunque este año no exista.

gori

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Ofrecer descargas de libros gratuitas no es la solución

Lo voy a decir bien claro y bien alto: ofrecer descargas de libros gratuitas en tiempos de crisis como los que vivimos ahora no es la solución ni para autores, ni traductores, ni diseñadores, ni ilustradores, ni correctores, ni maquetadores, ni impresores, ni agentes literarios, ni distribuidores, ni librerías ni para editores; y tampoco, y que quede esto muy claro, para los lectores.

Regalar libros es degradar la industria del libro y su valor intelectual, y sí, al final repercute en la calidad del producto y por lo tanto tarde o temprano repercutirá en los lectores también.

Así que basta de justificarse y escudarse en la crisis para regalar libros, porque esto es un flaco, muy flaco favor a toda una industria que lleva años luchando para que la gente entienda que la lectura de calidad no es gratuita.

Y ahora me diréis que soy un egoísta e insolidario y que no quiero cooperar en este momento de profunda crisis y tensión social. Pero ya os digo que no es verdad.

Propongo que los autores graben lecturas de sus libros y cuentos, y promocionen sus libros y lo compartan en las redes sociales como hacen los músicos, claro que sí, pero no que regalen sus libros. Que no los regalen ni los autores ni los editores, por favor.

Porque un músico cuando acabe la crisis, volverá a cobrar por sus conciertos en directo, igual que lo hará un actor cuando vuelva al teatro, pero un autor ya no podrá cobrar por un libro que ha regalado. Y seamos sinceros, nadie paga para ir a la presentación de un libro como se paga para ir a conciertos, ¿verdad?

Por lo tanto, no se puede reglar libros. Podemos hacer descuentos, como hemos hecho en Alrevés, o pedir a los lectores que sigan en la medida de lo posible encargando libros a sus libreros y recibirlos ahora o cuando se pueda, pero no podemos regalar libros.

Ofrecer libros gratis es una aberración que están llevando a cabo algunos editores y sus razones tendrán (no voy a entrar en eso porque sino esta entrada sería una bomba de relojería), pero ya os digo yo que no lo hacen por el bien de esta industria ni de todos los que trabajan en ella: autores, traductores, diseñadores, ilustradores, correctores, maquetadores, impresores, agentes literarios, distribuidores, librerías, editores y lectores.

El sector del libro ya es suficientemente complejo para que además, ahora que se avecinan tiempos aún más difíciles, nos pongamos palos en las ruedas.

3 comentarios

Archivado bajo para seguir despiertos