Muchas editoriales… ¿suficientes editores?

El mundo editorial ya sabemos todos que vive en una eterna crisis. La actual, sin embargo, está constatada por un desplome monumental de las ventas. En cualquier clase de economía explican que a menos demanda, la oferta tarde o temprano también sufre un descenso. Sin embargo, en el sector editorial las leyes de la economía no son válidas. Es más, son erróneas.

Porque la respuesta de nuestro querido mundo del libro a menos demanda ha sido la de crear cada vez más editoriales. Cierto es que han caído las tiradas, y hasta quizá el número de novedades es menor, pero cada vez hay más editoriales a pesar de que cada vez hay menos lectores y ventas.

La pregunta es: ¿Hay en nuestro país suficientes editores para tantas editoriales? Porque el más imprescindible en una editorial, el que no puede no estar, es el editor o editora. Sin esta figura, una editorial es una falacia.

El problema quizá se encuentra en que no hace falta ningún carnet, ni superar un examen, o asistir a ninguna facultad para autodenominarse editor. Y a día de hoy, montar una editorial es relativamente fácil, y gracias a la imprenta digital, imprimir tiradas relativamente cortas es cada vez más permisible. En fin, que cualquiera puede montar una editorial. ¡Hasta nosotros pudimos!

Vuelvo a hacer la pregunta: ¿Hay en nuestro país suficientes editores para tantas editoriales? Es una pregunta que se hacen también muchos colegas y libreros, no solamente yo.

Yo cargo con el título de editor, pero los que me conocen saben que siempre digo que soy el Publisher de Alrevés. Para ser editor me falta mucho recorrido.

Es bueno, claro que sí, que existan muchas editoriales, pero tienen que tener una base sólida, y no hablo del aspecto económico. Los lectores, los pocos que nos quedan, merecen que las editoriales cuenten con profesionales (editores y editoras) que entiendan qué publican, por qué lo publican y para quién lo publican.

3 comentarios

Archivado bajo para seguir despiertos

MДИOS SUCIДS

ManosSucias_ALTALas actuales políticas energéticas de nuestro país se parecen demasiado a las del siglo pasado, y la realidad es que estamos en el siglo XXI (lo digo por si algún político despistado aún no se ha enterado). El esfuerzo, no sólo en nuestras fronteras, pero en todo el mundo, debería ser el de encontrar alternativas eficientes y limpias para generar energía. El petróleo es efímero, y además, es una fuente energética que a mayor velocidad de la que nos imaginamos está matando nuestro medio ambiente; Sino que se lo pregunten a los ciudadanos de cualquier área metropolitana, donde respiramos cada día un aire más envenenado.

Pero encontrar energías alternativas es costoso. Ahí el problema, vivimos en un país que recorta en investigación y promueve proyectos como la plataforma Castor sin un estudio decente, o perforar en la costa Canaria, aunque con ello al final se pierdan miles de millones de euros. ¿Pero qué demonios es eso de la investigación, verdad? Para qué investigar y liderar nuevas fuentes de energía cuando podemos conceder (sin saber muy bien cómo y seguro que con muchas comisiones que cuando se descubran ya habrán prescrito) licencias millonarias a los cada vez más millonarios empresarios.

Para acabar de adobarlo, estas políticas se llevan a cabo sin tener en cuenta la opinión pública. Es más, prohibiendo su opinión y negando los derechos a los ciudadanos a ser quién decidan. Y se llevan a cabo, además, sin importar si estas actividades pueden a corto, medio, o largo plazo afectar el medioambiente o el bienestar de las personas que viven en sus alrededores.

La realidad es que estamos a la merced de unos gobernantes que silencian a sus ciudadanos y que en despachos malolientes se reparten la riqueza de todos a costa de todos. Y sí, no todos los políticos están manchados, ni son la mayoría, lo sé. Pero los que deciden, o los que están detrás de los que deciden, sí están confabulados con políticas que ayudan a los ricos a ser cada vez más ricos para que puedan lucir sus yates con esloras cada vez más largas y sus viviendas cada día más ostentosas.

No podemos, no debemos, está prohibido mirar hacia otro lado. Hay que denunciarlas. Si apartamos la vista, los corruptos tendrán el camino aún más despejado para seguir robando y encima lo harán con total impunidad.

Casualidad, o no, la última novela de Carlos Quílez, MДИOS SUCIДS, denuncia entre otras cómo se adjudica a una petrolera un yacimiento de petróleo gracias al consentimiento y ayuda de aquellos que con sus manos sucias, nos ensucian a todos.

No es Canarias, pero lo podría ser, porque estas asquerosas manos sucias actúan con demasiada impunidad allí donde quieran, no tienen fronteras. Hoy quizá no te afecte a ti, pero de alguna manera u otra, si no hacemos algo, algún día serás la víctima.

Por esto y muchas otras razones, que llenarían una enciclopedia, yo digo también:

#NoAlasProspeccionesenCanarias

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

¿Cara o Cruz?

Adobe Photoshop PDFMe dijo una vez un autor que la razón por la que su libro no había vendido como se merecía era debido a la decisión del editor a cambiar el título que él había propuesto. Yo me pregunté si la razón detrás de las bajas ventas no podría encontrarse en que el libro no hubiera gustado al público. En cualquier caso, tanto entonces como ahora estoy convencido de que el título de una novela no es el aspecto más importante para vender más o menos ejemplares. El contenido es la clave, no nos engañemos.

Pero lo cierto es que a menudo los editores nos encontramos con un gran dilema (uno de muchos, sea dicho de paso): ¿qué título poner a un libro?

Algunos autores vienen con un título que ellos mismos nos anuncian es indiscutible. En estas ocasiones leemos el título mil veces hasta que nosotros también estamos convencidos. Pero en otras, debido a nuestro estupor, tomamos la decisión de proponer alternativas. Intentamos razonar con el autor; ilusos nosotros, ¿verdad?

Sin embargo, el dilema del título de una novela no acaba con el autor, el mayor problema muy a menudo es interno, y es que ni nosotros nos ponemos de acuerdo en qué título adjudicar a una novela. Es algo que a veces puede ser difícil de gestionar.

ManosSucias_ALTAEn el último comité, surgió un empate técnico y total en qué título adjudicar a una obra. Parecía un conflicto laboral, y es que argumentos tenían las dos partes. En definitiva, un conundrum, palabra inglesa que describe esta circunstancia perfectamente. Y fue entonces cuando a “alguien” se le ocurrió la magnífica idea: ¿por qué no lo decidimos a cara o cruz?

Títulos, portadas, formatos, diseños… todos son importantes, muy importantes. Pero lo verdaderamente importante, lo vuelvo a repetir, es el contenido.

Y hablando de contenidos, hoy en el blog las portadas de nuestras últimas novedades de este año. El patio inglés (ya en librerías), de Gonzalo Garrido, es un cambio de registro del autor de Las flores de Baudelaire. Una obra valiente que aborda la relación de un padre con su hijo tras ver sus progenitores cómo el joven salta al vacío desde un tercer piso.

Finalmente, en noviembre vuelve Carlos Quílez, esta vez con Manos Sucias. En esta ocasión el título lo dice todo, pero las sorpresas del contenido son dignas de juzgado de guardia. La corrupción en España está más extendida de lo que te imaginas, si no me crees lee Manos Sucias.

2 comentarios

Archivado bajo para seguir despiertos

Tras ganar el Hammett, un otoño repleto de novedades

estrategiapequinesBAJA_TerceraEdiciónLa novela negra de Editorial Alrevés, y nuestro empeño en dar a conocer autores que escriben en nuestro idioma, se vio recompensada este verano cuando La estrategia del pequinés, de Alexis Ravelo, ganó el premio Dashiell Hammett de novela negra que se entrega durante la Semana Negra de Gijón.
Para todo el equipo Alrevés, ganar un premio Hammett es un orgullo, y seguiremos trabajando con nuestros autores con la esperanza de que éste no sea el último. Pero más importante, queremos felicitar a Alexis Ravelo, un autor que estamos convencidos dará mucho de qué hablar en años venideros, y me gustaría destacar que estamos seguros que no lo hará solamente en el ámbito de la novela negra.
¡Felicidades compañero!
Para este otoño, tenemos preparados lanzamientos que combinan todas nuestras colecciones.
En No-Ficción este setiembre editamos la que seguramente es la biografía y ensayo más exhaustivo sobre “la vidas” y la obra de John Fante. Escrito durante más de diez años por Eduardo Margaretto, este ensayo se lee como una novela y ayuda al lector a entender, entre otras cosas, los orígenes de este autor cuya obra ha creado un corriente de “fantianos”. Si Fante es parte de tu biblioteca, no puedes perderte esta obra: John Fante, vidas y obra.
Claudio Cerdán cambia ligeramente de registro y se adentra en la narrativa con La revolución secreta, una novela que traslada al lector en la Siberia más fría durante los últimos días de la revolución Rusa. En un contexto de extrema precariedad, aparecen degollados y descuartizados civiles y soldados tanto del ejército Rojo como el ejército Blanco que pugnan sus últimas batallas. La aparición de un misterioso personaje llamado “el Maestro” será clave para entender el origen de estos espeluznantes crímenes.
La colección Literaria sigue creciendo con la edición del número 5 y 6 de la colección. Miguel Herráez, nuestro experto en Julio Cortázar y autor de Julio Cortázar, una biografía revisada y Dos ciudades en Julio Cortázar, esta vez nos ilumina con una novela que especula acerca de los vaivenes de las ideologías y sobre la energía que las impulsa. La vida celular empieza cuando un psicólogo y profesor recibe una llamada de un antiguo compañero de la lucha antifranquista de los últimos años de la dictadura.
Gonzalo Garrido hace también un salto. Tras el tremendo éxito de Las flores de Baudelaire (finalista del Silverio Cañadas durante la Semana de Gijón del 2013), este octubre presenta El patio inglés dentro de la colección literaria. Este relato se suma a la tradición literaria –como Carta al padre, de Kafka o Demian, de Herman Hesse–, donde las relaciones paternofiliales son causa de incomprensión permanente. Una novela que fuerza al lector a reflexionar sobre cómo padres e hijos se enfrontan a su relación.
Y en noviembre vuelve Carlos Quílez con la que en sus palabras será “la gran novela sobre la corrupción en España”. Este nuevo caso de Patricia Bucana se adentra en las entrañas de un país que vive bajo la sospecha de quién está detrás de la corrupción política, judicial, policial y empresarial. Para los amantes de la novela negra Quílez nos brinda una de esas joyas que además de quitarte el aliento te revuelve el estómago sólo de imaginar que todo lo dicho podría ser de alguna u otra forma verdad. ¿El título? Esperaremos un poco antes de anunciarlo, mejor así.
La novela negra en catalán también sigue en su línea ascendente. Crims.cat publica este setiembre dos novedades.
El valenciano Juli Alandes publica con el número 13 (el de la suerte) de la colección La mirada del cocodril. Escrito con un valenciano pulcro y original, Alandes nos presenta dos tramas. La del “cocodril” un francotirador mercenario africano que confiesa sus crímenes, y los disturbios de la Primavera Valenciana, narrados por Miquel O’Malley, miembro de los Mossos d’Esquadra. Más no podemos contar sin desvelar demasiado.
Finalmente, el número 14 de crims.cat: La sang és més dolça que la mel, de Josep Torrent, la novela ganadora del I Premi Memorial Agustí Vehí de Novel·la Negra en Català que convoca la Associació En Negre, Editorial Alrevés/crims.cat, y l’Ajuntament de Tiana. El asesinato de un antiguo guarda de seguridad del Museu Dalí es el punto de partida de una trama ampurdanesa que delita al lector.
Estamos ante un final de año lleno de retos para todo el equipo de Alrevés. Espero que nos acompañéis y por encima de todo, que nuestros libros cumplan vuestras expectativas.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Carlos Pujol se une al equipo Alrevés

Ha sido un verano difícil para el equipo de Editorial Alrevés. El repentino fallecimiento de nuestro editor Josep Forment el 9 de julio dejó a todo el equipo (Marc Pitarch, Roger Clanchet, Ilya Pérdigo y a un servidor) conmovidos. Josep no era sólo nuestro editor y el guía filosófico de nuestra editorial, era una extraordinaria persona y un compañero de viaje desde los inicios de nuestro proyecto, ahora hace ya 5 años.
Sustituir a un amigo es imposible. Pero en Alrevés teníamos el convencimiento que era necesario encontrar un nuevo editor que pudiera continuar trabajando el legado de Josep y con el tiempo construir el suyo. El equipo no dudó ni un momento que la persona más adecuada para llevar a cabo esta tarea es Carlos Pujol.
Conocí a Carlos Pujol días antes de conocer a Josep Forment, cuando los tres formamos parte de un proyecto editorial. Era marzo de 2007. Los tres establecimos entonces una gran amistad, un aprecio que nunca se truncó. Carlos, además, ha colaborado con nuestra editorial como editor de mesa en un buen número de títulos, como podrían ser La tristeza del samurái y Respirar por la herida, de Víctor del Árbol, Las flores de Baudelaire, de Gonzalo Garrido o La fragilidad del neón de Juan Laborda. A menudo Josep, Carlos y yo nos encontrábamos para charlar, tomar un café y discutir sobre este complejo, y por qué no decirlo, disparatado, sector del libro.
Por todas estas razones estamos increíblemente ilusionados de que Carlos Pujol aceptara nuestra propuesta y el reto de unirse a Alrevés. Carlos posee la experiencia de haber trabajado y dirigido, entre otros, sellos como Destino o Plaza y Janés, pero además, aporta su humildad y una profunda amistad que estamos seguros será clave a la hora de seguir avanzando como editorial.
Bienvenido Carlos, y gracias.

1 comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

«Cada uno de los instantes que vivimos son la única medida de la existencia.» Josep Forment

Hola Josep,

Ja fa uns dies que vas deixar aquest món i des d’aquell moment que et busco però tu ja no hi ets. Sé que t’agradaria donar-nos a tots una forta abraçada i dir-nos que estiguem bé. Sé que no volies abandonar-nos, que per res del món voldries fer-nos mal, però el destí no contempla els desitjos de tots, ho sabies tu; ho sabem nosaltres.

A honrar-te i acomiadar-te de tu va venir un munt de gent Pepe. Molta. Moltíssima gent. Tots estaven molt afectats per la teva sobtada partida i per que tots et tenien una estima especial; eres una Home especial Josep, una persona peculiar que robaves el cor de la gent amb només cinc minuts de conversa.

Estaven als que més has estimat mai Josep. La Gordi, la teva dona i companya i el Petitó, el teu estimat fill (de todos los epicentros, los epicentros); la Elisabet, la teva germana amb qui tenies una relació tan especial. Estava tota la familia collons! I estaven els companys de feina que has tingut al llarg de tots aquests anys; companys de projectes teatrals i cinematogràfics; i amics, molts amics. També estaven els teus autors, un munt d’ells, —alguns vinguts de Madrid i València— per poder acomiadar-se de tu al nostre costat. I estàvem també els teus companys de viatge professional actual, els teus companys d’Alrevés, la nostra “petita gran editorial”. Va venir molta gent Josep, i els que no van venir va ser per que senzillament vas marxar de forma tan abrupta que no van poder arribar, però estaven amb nosaltres.

Ens toca fer el cor fort Josep, per que sé que tu així ho voldries. Però costa molt Pepe. Sento un buit infinit que sé que mai més podré tornar a omplir. La teva absència es un dolor immens que em penetra el cor i m’arruga l’ànima. Ens quedava molt per a fer Josep, i sobretot, ens quedava molt del què parlar i discutir. La teva saviesa m’enlluernava, i ara només em queda buscar en la memòria per no oblidar mai les teves paraules. T’estimava i ho sabies per que ens ho dèiem sovint, i no saps com ara me n’alegro.

La veritat és que vam parlar molt de la mort en les nostres innumerables converses tot dinant o prenent quelcom, tornant de la oficina amb autobús, al metro camí de Negra i Criminal, en un tren direcció a alguna part, o en un dia qualsevol que ens trobàvem per a xerrar, o per veure’ns senzillament per que per alguna raó o altra feia uns dies que no coincidíem.

Des de el dia que ens vam conèixer, vas dir-me que la mort es l’única garantia que ens donava la vida. En paraules teves: “la única experiencia radical posible con la que hay que contar es la muerte”. La mort tu l’has tingut present sempre per raons obvies. Tu vas perdre el pare de molt jove, amb només 13 anys, i la teva passió per Rimbaud crec que tenia en part a veure amb la seva prematura mort i la seva passió per la vida. Per que tu vivies amb passió Josep. Potser la gent no se n’adonava sempre, però erets un apassionat de la vida i ho expressaves. Mai entomaves una bona o mala noticia amb indiferència. Mai! Tu responies a les bones noves amb l’alegria que pertocava, un crit ofegat però expressiu, o una forta abraçada. I les noticies doloroses les expressaves igualment amb llàgrimes i desolació. La teva sensibilitat era profunda i la comparties amb tots aquells que et rodejaven amb naturalitat i sinceritat; la gent això sí ho percebia Josep. Ho sentien i per això t’estimàvem, t’estimem i t’estimarem sempre.

Sí Josep, ara que el món començava a reconèixer la teva tasca, el destí ha decidit que era el teu moment de marxar. Però et confesso que me n’alegro de que ens abandonis quan estaves feliç, i no fotut. Te’n vas amb el cap ben alt i deixes un rastre d’amor, saviesa i bondat molt gran. Tot el compartit amb tu queda dins del meu cor, i aquí romandrà fins que sigui la meva hora.

La mort d’algú estimat, com em vas dir em moltes ocasions, només la podem gestionar i superar un mateix. No hi ha cap paraula, cap mirada i cap carícia que ara mateix ens pugui fer sentir millor. No ens queda altre remei que mirar endins dels nostres cors i mimar-los poc a poc, i amb el temps tornar a somriure com quan ho fèiem abans, quan tu estaves entre nosaltres. Serà difícil, però farem un gran esforç per tirar endavant i un dia recordar-te amb l’alegria que et mereixes. Tots junts, com tu ho voldries, continuarem la tasca que vas començar a Alrevés.

Només em queda demanar-te un últim favor Josep: vull demanar-te que si us plau, descansis en pau. Per favor Josep, no pateixis més i descansa en pau.

Petonets Josep, molts petonets.
T’estimo, gori

Adjunto dos vídeos para los que queráis una vez más recordar a Josep Forment.

Sóc editor i publico llibres

Josep Forment parla d’Editorial Alrevés

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Felicidades Cuenca, felicidades Víctor… Gracias Sergio

La tristezaQuiero dedicar esta entrada para felicitar al club de lectura de las Casas Ahorcadas, a Marta y África de la Diputación de Cuenca, y sobre todo a Sergio Vera, por organizar el II Encuentro de novela criminal las Casas Ahorcadas.

El certamen, celebrado el pasado fin de semana del 25 de abril,  fue una vez más una gran oportunidad para atender a interesantísimas mesas redondas y presentaciones, pero también una ocasión fantástica para compartir mesa, charlas y alguna que otra copa con autores, lectores, libreros y blogers de todo el territorio español en “vivo y en directo”, como decíamos antes.

Alexis Ravelo, Antonio Santos, Claudio Cerdán, Fernando Cámara, Javier Márquez, Jon Arretxe, José Javier Abasolo, Lorenzo Silva, Mariano Sánchez Soler, Paco Gómez Escribano y Víctor del Árbol participaron en un fin de semana de auténtico lujo.

El encuentro concluyó con la entrega del Tormo Negro a la mejor novela criminal leída por las Casas Ahorcadas en 2013. La ganadora fue La Tristeza del Samurái , de Víctor del Árbol, un manuscrito que hace ahora más de cuatro años llegó a nuestras manos gracias a nuestra amistad con Jordi Canal.

Desde la primera lectura en Alrevés supimos que estábamos ante una novela y un autor excepcional. Y el tiempo nos ha dado la razón. Los premios, se han acumulado, uno tras otro,  pero éste, el Tormo Negro, tiene un significado especial para nosotros y para Víctor, porque Cuenca y Sergio han sido desde el primer momento una de las mejores cosas que le pueden pasar a una editorial. Sergio ha sido y sigue siendo un aliado que nunca se ha mordido la lengua, que nos ha dicho cuándo estábamos, o no, ante una gran novela. Su sinceridad, es sin lugar a dudas, algo que siempre, entre otras cosas, hemos valorado y admirado infinitamente.

El encuentro de Las Casas Ahorcadas es un claro ejemplo que no solo las grandes ciudades son capaces de reunir a los autores del género noir que más admiramos.

Pero quiero hacer hincapié que para lograr organizar un certamen como el de Cuenca hace falta más. Y ese “más” es la tenacidad de Sergio Vera y su pasión por la novela negra. Sólo con una fuerza tan grande como la suya se puede hacer realidad un encuentro tan enigmático como el de Cuenca. Así que gracias Sergio, muchas gracias por tu dedicación, tu obstinación y tu cariño.

Un fuerte abrazo, compañero.

PD: Gracias a Josep Forment, editor de Editorial Alrevés y mi editor
.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Escribir, el oficio de la mentira

LaplazadelsilencioBAJAVoy a ser escueto pero contundente en esta entrada al blog. Hoy, como suele pasar a menudo, nos hemos sentado Josep Forment (nuestro editor) y yo a charlar. El lunes y martes estuvo en Madrid para presentar La plaza del silencio, de Rafael Herrero, y aprovechó para visitar muchas librerías: Alberti, Machado, La Central, La fugitiva, Lee, El tranvía, entre otras. También pasó por algún Corte Inglés, FNAC y Casa del Libro.
Nuestra conversa de hoy, aunque animada, nos lleva a ciertas preocupaciones y a alguna conclusión. La más devastadora es la constatación de que crear un catálogo de autores españoles a día de hoy es prácticamente inviable. La narrativa española está prácticamente condenada al fracaso.
Sí autores y autoras (sois muchos), la cosa pinta mal. ¿Y por qué pinta mal os preguntaréis? Principalmente por dos razones.
Una: nuestra autoestima está en plena decadencia. Los autores de fuera de nuestras fronteras (sobre todo traducciones) dominan ampliamente nuestro mercado.
Dos: La imparable concentración de los grandes grupos y su total y absoluto dominio de prácticamente todos los espacios, y su preferencia total y absoluta por traducciones y autores consagrados es una barrera cada vez más difícil de superar.
Las nuevas voces, los nuevos talentos tiene que competir por las migajas que dejan estos grandes grupos, y en un mercado de oferta (nadie espera una novela de un autor desconocido), se traduce en fracaso.
Alrevés seguirá luchando para crear un catálogo de autores españoles, y seguiremos apostando por lo que consideramos son autores de primer nivel. Pero para llegar al éxito deberemos dejarnos la piel en la batalla, y sí, tener mucha, mucha suerte. Y con toda sinceridad, nadie sabe si llegaremos a la meta.
Muchos autores, un mercado pequeño y visiblemente más emocionado por lo que viene de fuera que lo autóctono, unos grandes grupos que ponen todo tipo de barreras, y unos medios desinteresados en lo que pasa dentro de nuestras fronteras. La fórmula perfecta para constatar más que nunca una cosa:
Cuidado que si seguimos así, el titular de esta entrada puede resultar verdad. Escribir, el oficio de la mentira.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El éxito de nuestros autores: el mayor triunfo de Alrevés

ImageTermina el 2013, y una vez más es momento de valorar el año y también los ya más de cuatro años de editorial Alrevés.

Podría repasar el año solamente desde el punto de vista económico, que por lo general ha sido negativo en cuanto a ventas, pero prefiero hablar de lo positivo que ha ocurrido durante el 2013 y desde que empezó este proyecto en 2009 con respecto a nuestros autores.

Porque un proyecto como Alrevés, todo y estar subordinado obviamente a los resultados económicos, se puede valorar y debe valorarse también desde otros puntos de vista. Para nosotros, el más importante es la valoración de nuestros autores, y en ese ámbito tenemos muchas cosas que celebrar.

Tras dos excelentes novelas con Alrevés y sus derechos extranjeros vendidos a medio mundo, Víctor del Árbol editará su próxima novela con Destino. Esta es una gran noticia para Víctor y Destino, pero también para nosotros, ya que el éxito de nuestros autores es nuestro éxito. Tenemos la certeza de que este es un salto que abre nuevas puertas para Víctor, y por ende, nos alegramos.

Pero no queda aquí. En febrero se editará Las flores de Baudelaire, de Gonzalo Garrido, en DeBolsillo, otra noticia para celebrar. Tras tres ediciones en Alrevés, las flores “bilbaínas” de Garrido aún no han dicho su última palabra.

Otra alegría nos la dio Alexis Ravelo, autor de La estrategia del pequinés, que obtuvo el premio Getafe Negro con La última tumba. Para todos nosotros es una enorme alegría ver que un autor de la casa es reconocido también con un premio de este calibre.

Y aún hay más. Ya hemos visto la portada de Narcolepsia de Jordi Ledesma que Ediciones B ha elegido para su edición en México a principios del 2014, aunque allí se titulará Narcosis.

Crecer junto a nuestros autores es el mayor de los lujos que un editor puede pedir, es por eso que el éxito de los autores y autoras, es también nuestro éxito.

Alexis Ravelo, Claudio Cerdán, Rafael Vallbona, Jesús Amilibia, Sebastià Jovani, Juan Laborda, Xavier Aliaga y sí, textos inéditos de Pepe Rubianes, son algunos de los autores que el año que viene llenarán de letras las páginas editadas por Alrevés. Todos ellos, es nuestra esperanza, darán mucho que hablar.

Deja un comentario

16 diciembre, 2013 · 8:00 am

Ciertamente, señor Wylie, es doloroso defender a Amazon, pero…

Novedades Novela Negra Noviembre

Nuestras novedades de Novela Negra para Noviembre

El todopoderoso agente literario norteamericano Andrew Wylie, también conocido como “el Chacal”, animaba a los editores en un artículo esta semana a no vender libros en Amazon si no estaban contentos con los términos ofrecidos.

Sin embargo, Wylie obvia una pregunta que me hacen muy a menudo los autores de nuestra casa e imagino que a muchos otros editores: ¿Si alguien me pregunta dónde encontrará mi libro, qué les digo?

Yo le he dado muchas vueltas a esta pregunta en los últimos cuatro años, y he llegado a la conclusión que donde cualquier persona tiene más garantías de encontrar un libro editado por Editorial Alrevés a día de hoy es en Amazon. En grandes superficies y en muchas librerías independientes con o sin plataforma para la venta online, también es posible que los puedan encontrar, pero seguramente no lo tendrán en stock y muy posiblemente tarden más en enviar el ejemplar deseado.

Es triste, pero esta es la realidad.

Ciertamente, señor Wylie, es doloroso defender a Amazon, pero lo es más que nuestros posibles lectores nunca encuentren nuestros libros.

El sector del libro ha alcanzado un estado de locura incomprensible. Más que nunca, la sobreproducción que resulta de ser un mercado de oferta (no de demanda), ha creado una devolución que supera ampliamente el 50% de los libros editados. Es decir, se destruyen más libros al final del año de los que se venden, especialmente de narrativa.

Wylie también obvia que para mega editoriales el sistema de distribución actual ya les funciona a pesar de ser de una ineficacia que haría temblar cualquier ejecutivo de cualquier otra industria. A fin de cuentas, si eres Random House o Planeta, tus libros siempre, aunque sea por un corto plazo, estarán en casi todos los puntos de venta: tendrán su oportunidad, o algo parecido.

Para los pequeños editores y aquellos que hemos nacido en los últimos cuatro o cinco años, esa es una premisa inexistente. Que Wylie diga a los editores que retiren sus contenidos de Amazon es como decirles a docenas de editoriales que renuncien a un canal de venta que cada día tiene más peso.

En un sistema de distribución idéntico al de hace 75 años, la industria editorial no deja de ser cada año más ineficiente. Basada en la oferta, los editores imprimimos cantidades de libros que sabemos que prácticamente seguro no venderemos. Pero con la falsa aspiración a estar en todos los puntos de venta y tener un best-seller nos auto engañamos. Así, para poder colocar en el punto de venta 1000 ejemplares, muchos editores en España tienen que editar 2000 o ¡en ocasiones 2500 libros! Ya nos gustaría a los editores de nuestra envergadura que nuestros potenciales lectores pudieran encontrar todos nuestros libros en todas las librerías, pero esto a día de hoy ya no ocurre.

El nuevo mundo digital abre un camino distinto, y no hablo sólo del eBook, sino de la posibilidad de vender a través de portales que nos ayuden a limitar las tiradas y a gestionar mejor nuestros recursos.

El señor Wylie, como es comprensible, habla desde el pedestal, la cumbre del mundo editorial, y olvida la dificultad de darse a conocer para editores y autores que no pertenecemos a su privilegiado mundo.

De acuerdo, señor Wylie, quizá Amazon es un todopoderoso que quiere mal al autor, al lector, al librero y al editor; podríamos estar de acuerdo. Pero tiene usted alguna respuesta a la pregunta que me hacen mis autores: ¿Dónde pueden encontrar los lectores mi libro?

4 comentarios

Archivado bajo para seguir despiertos