Predicciones fallidas pero una realidad: el eBook

La semana pasada os conté que existe un antídoto para la devolución, ese fantasma omnipresente que nos persigue a todos los editores.

Sin embargo, no voy a hablar de esa vacuna hoy. Prefiero comentar un poco por encima una fórmula nueva y eficaz que evita totalmente la devolución: El temido libro electrónico.

Ya hace años que todos estamos impacientes por saber qué ocurrirá con el libro electrónico, cómo afectará a los editores, a los libreros y cómo no, a los lectores. La realidad es que la implementación de esta tecnología está siendo extremadamente lenta y hasta la fecha nadie (en mi opinión) ha acertado con sus pronósticos.

El eBook sigue siendo a día de hoy un negocio minoritario para las editoriales (al menos en España), pero una tendencia que todos debemos implementar. Alrevés convierte a eBook prácticamente todos los libros que edita, si más no aquellos que tenemos derechos y pensamos que pueden tener un público en ese formato. La realidad es que de facturar 10€ al mes hace un año con la venta de eBooks, hoy facturamos entre 75€ y 100€ mensuales. Un incremento exponencial muy importante, ya que si este crecimiento continúa al mismo ritmo, pronto podríamos facturar mensualmente 1000€, y eso ya son números respetables.

El eBook, sin embargo, nos tiene a todos en vilo, sobre todo por el temor a la piratería. Pero en mi humilde opinión, la piratería de los libros en los tiempos que corren no se puede evitar de ninguna manera, y por lo tanto lo más lógico es que desarrollemos lo mejor posible la tecnología electrónica, así como una equitativa distribución. No cabe duda que el que más debe temer el eBook es el librero y el distribuidor, ya que para el editor con una tecnología avanzada y canales de distribución adecuados, el eBook reporta beneficios.

Sí, el eBook para el editor tiene un gran beneficio. Al imprimir menos ejemplares en papel, reducimos considerablemente el riesgo económico. El eBook si se vende o no tiene un coste de producción muy bajo y único. Imprimir, a pesar de las nuevas tecnologías y la mejora que representa la imprenta digital y el libro bajo demanda, sigue comportando un riesgo muy elevado. Millones de libros acaban en las trituradoras anualmente, algo que el eBook puede ayudar a reducir.

El debate está servido desde hace años. Como editor debo potenciar la tecnología electrónica. Quizás el mayor dilema al que el editor se enfrenta, es la comunicación. Los escaparates y libreros son clave en cómo damos a conocer un libro hoy, eso, con el tiempo, va a ir a menos. Tenemos que reinventar cómo llegamos al público.

El librero y el libro en papel deben seguir y seguirán, y los editores como Alrevés, seguiremos apoyando al librero. Pero una parte cada vez mayor del pastel se la irá llevando la venta electrónica y el que no lo asuma, lo tendrá más difícil.

Lo más importante es que estoy convencido de que si lo hacemos bien, todos podemos salir ganando.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s