Un libro tiene una vida, pero un autor muchas oportunidades

Un libro, por lo general, tiene una vida. Sí, pocos libros han tenido segundas oportunidades.
Una vez editado un libro, empieza una carrera contrarreloj imparable, donde cada día le resta a la obra posibilidades de éxito. Es una maratón que a veces no dura ni lo que tarda Asafa Powell en recorrer cien metros. Una especie de agonía en el que si no hay compradores, el libro pasa de la mesa de novedades a una mesa apartada en menos de dos semanas, y de allí difícilmente llegará a la estantería. No hay lugar para todos. Cierto… triste.
El autor sufre por su obra y por su amigo editor, y quizás por la editorial. El editor sufre por su amigo el autor, la obra, y quizás también por la editorial.
A pesar de todas aquellas tardes de trabajo satisfactorio; a pesar de los cafés compartidos entre el autor y el editor para mejorar la obra; a pesar de las expectativas y la fe en el éxito; a pesar de las presentaciones y alguna entrevista con los medios. A pesar de todo… el libro ha recorrido su camino sin pena ni gloria y pasará al olvido sin remedio ni consuelo.
Pero si el autor lo vale, y el editor cree, no queda más remedio que volverlo a intentar. Una, dos, tres… las veces que haga falta mientras el escritor crea en su obra, y el editor en su autor.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s