Archivo mensual: abril 2014

Escribir, el oficio de la mentira

LaplazadelsilencioBAJAVoy a ser escueto pero contundente en esta entrada al blog. Hoy, como suele pasar a menudo, nos hemos sentado Josep Forment (nuestro editor) y yo a charlar. El lunes y martes estuvo en Madrid para presentar La plaza del silencio, de Rafael Herrero, y aprovechó para visitar muchas librerías: Alberti, Machado, La Central, La fugitiva, Lee, El tranvía, entre otras. También pasó por algún Corte Inglés, FNAC y Casa del Libro.
Nuestra conversa de hoy, aunque animada, nos lleva a ciertas preocupaciones y a alguna conclusión. La más devastadora es la constatación de que crear un catálogo de autores españoles a día de hoy es prácticamente inviable. La narrativa española está prácticamente condenada al fracaso.
Sí autores y autoras (sois muchos), la cosa pinta mal. ¿Y por qué pinta mal os preguntaréis? Principalmente por dos razones.
Una: nuestra autoestima está en plena decadencia. Los autores de fuera de nuestras fronteras (sobre todo traducciones) dominan ampliamente nuestro mercado.
Dos: La imparable concentración de los grandes grupos y su total y absoluto dominio de prácticamente todos los espacios, y su preferencia total y absoluta por traducciones y autores consagrados es una barrera cada vez más difícil de superar.
Las nuevas voces, los nuevos talentos tiene que competir por las migajas que dejan estos grandes grupos, y en un mercado de oferta (nadie espera una novela de un autor desconocido), se traduce en fracaso.
Alrevés seguirá luchando para crear un catálogo de autores españoles, y seguiremos apostando por lo que consideramos son autores de primer nivel. Pero para llegar al éxito deberemos dejarnos la piel en la batalla, y sí, tener mucha, mucha suerte. Y con toda sinceridad, nadie sabe si llegaremos a la meta.
Muchos autores, un mercado pequeño y visiblemente más emocionado por lo que viene de fuera que lo autóctono, unos grandes grupos que ponen todo tipo de barreras, y unos medios desinteresados en lo que pasa dentro de nuestras fronteras. La fórmula perfecta para constatar más que nunca una cosa:
Cuidado que si seguimos así, el titular de esta entrada puede resultar verdad. Escribir, el oficio de la mentira.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized