Archivo mensual: mayo 2014

Felicidades Cuenca, felicidades Víctor… Gracias Sergio

La tristezaQuiero dedicar esta entrada para felicitar al club de lectura de las Casas Ahorcadas, a Marta y África de la Diputación de Cuenca, y sobre todo a Sergio Vera, por organizar el II Encuentro de novela criminal las Casas Ahorcadas.

El certamen, celebrado el pasado fin de semana del 25 de abril,  fue una vez más una gran oportunidad para atender a interesantísimas mesas redondas y presentaciones, pero también una ocasión fantástica para compartir mesa, charlas y alguna que otra copa con autores, lectores, libreros y blogers de todo el territorio español en “vivo y en directo”, como decíamos antes.

Alexis Ravelo, Antonio Santos, Claudio Cerdán, Fernando Cámara, Javier Márquez, Jon Arretxe, José Javier Abasolo, Lorenzo Silva, Mariano Sánchez Soler, Paco Gómez Escribano y Víctor del Árbol participaron en un fin de semana de auténtico lujo.

El encuentro concluyó con la entrega del Tormo Negro a la mejor novela criminal leída por las Casas Ahorcadas en 2013. La ganadora fue La Tristeza del Samurái , de Víctor del Árbol, un manuscrito que hace ahora más de cuatro años llegó a nuestras manos gracias a nuestra amistad con Jordi Canal.

Desde la primera lectura en Alrevés supimos que estábamos ante una novela y un autor excepcional. Y el tiempo nos ha dado la razón. Los premios, se han acumulado, uno tras otro,  pero éste, el Tormo Negro, tiene un significado especial para nosotros y para Víctor, porque Cuenca y Sergio han sido desde el primer momento una de las mejores cosas que le pueden pasar a una editorial. Sergio ha sido y sigue siendo un aliado que nunca se ha mordido la lengua, que nos ha dicho cuándo estábamos, o no, ante una gran novela. Su sinceridad, es sin lugar a dudas, algo que siempre, entre otras cosas, hemos valorado y admirado infinitamente.

El encuentro de Las Casas Ahorcadas es un claro ejemplo que no solo las grandes ciudades son capaces de reunir a los autores del género noir que más admiramos.

Pero quiero hacer hincapié que para lograr organizar un certamen como el de Cuenca hace falta más. Y ese “más” es la tenacidad de Sergio Vera y su pasión por la novela negra. Sólo con una fuerza tan grande como la suya se puede hacer realidad un encuentro tan enigmático como el de Cuenca. Así que gracias Sergio, muchas gracias por tu dedicación, tu obstinación y tu cariño.

Un fuerte abrazo, compañero.

PD: Gracias a Josep Forment, editor de Editorial Alrevés y mi editor
.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos