Archivo mensual: marzo 2020

Ofrecer descargas de libros gratuitas no es la solución

Lo voy a decir bien claro y bien alto: ofrecer descargas de libros gratuitas en tiempos de crisis como los que vivimos ahora no es la solución ni para autores, ni traductores, ni diseñadores, ni ilustradores, ni correctores, ni maquetadores, ni impresores, ni agentes literarios, ni distribuidores, ni librerías ni para editores; y tampoco, y que quede esto muy claro, para los lectores.

Regalar libros es degradar la industria del libro y su valor intelectual, y sí, al final repercute en la calidad del producto y por lo tanto tarde o temprano repercutirá en los lectores también.

Así que basta de justificarse y escudarse en la crisis para regalar libros, porque esto es un flaco, muy flaco favor a toda una industria que lleva años luchando para que la gente entienda que la lectura de calidad no es gratuita.

Y ahora me diréis que soy un egoísta e insolidario y que no quiero cooperar en este momento de profunda crisis y tensión social. Pero ya os digo que no es verdad.

Propongo que los autores graben lecturas de sus libros y cuentos, y promocionen sus libros y lo compartan en las redes sociales como hacen los músicos, claro que sí, pero no que regalen sus libros. Que no los regalen ni los autores ni los editores, por favor.

Porque un músico cuando acabe la crisis, volverá a cobrar por sus conciertos en directo, igual que lo hará un actor cuando vuelva al teatro, pero un autor ya no podrá cobrar por un libro que ha regalado. Y seamos sinceros, nadie paga para ir a la presentación de un libro como se paga para ir a conciertos, ¿verdad?

Por lo tanto, no se puede reglar libros. Podemos hacer descuentos, como hemos hecho en Alrevés, o pedir a los lectores que sigan en la medida de lo posible encargando libros a sus libreros y recibirlos ahora o cuando se pueda, pero no podemos regalar libros.

Ofrecer libros gratis es una aberración que están llevando a cabo algunos editores y sus razones tendrán (no voy a entrar en eso porque sino esta entrada sería una bomba de relojería), pero ya os digo yo que no lo hacen por el bien de esta industria ni de todos los que trabajan en ella: autores, traductores, diseñadores, ilustradores, correctores, maquetadores, impresores, agentes literarios, distribuidores, librerías, editores y lectores.

El sector del libro ya es suficientemente complejo para que además, ahora que se avecinan tiempos aún más difíciles, nos pongamos palos en las ruedas.

3 comentarios

Archivado bajo para seguir despiertos

Celebramos diez años con nuevo diseño

Como ya sabéis este año hemos celebrado nuestro décimo aniversario, y para una fecha tan relevante creímos que era un buen momento para implementar algunos cambios.

Uno de los retos que teníamos fue crear una nueva imagen para nuestra colección de ficción. La razón era que a pesar de nuestros intentos de unificar portadas con las tipografías, nos comentaban algunas personas próximas y de confianza que faltaba algún elemento o elementos que acabaran de unificarlas. En fin, que teníamos la espina clavada con este tema, y el verano pasado nos pusimos a trabajar en buscar una nueva presentación para nuestra narrativa.

Encontrar un diseño del agrado de todo el mundo es imposible, eso está claro, y pronto entendimos que el cambio debería ser sutil pero lo suficientemente enérgico para ser identificado. Además, aprovechamos para hacer algún que otro cambio que a veces al lector se le escapa.

Las solapas son más anchas, y la tipografía de los textos está alineada a la izquierda y no justificada, algo que creemos le da un toque más moderno. El papel interior es el mismo, pero las portadas ahora están plastificadas mate y además están hechas con un material nuevo más flexible. Ah, y para mejor lectura hemos incrementado el tamaño de la letra de nuestros libros.

Un último cambio que decidimos llevar a cabo fue el de numerar nuestros libros. Comenzamos por el número 100 no por arrogancia, sino porque tras diez años, si hubiéramos numerado nuestros títulos desde el principio, sería muy posible que hubiéramos alcanzado esa cifra, esa es la razón.

En fin, los resultados, ahora que ya tenemos cuatro libros editados con este nuevo diseño, se puede a comenzar a ver. Dejo para vosotros juzgar si hemos conseguido alcanzar nuestro propósito. Esperemos que sí.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos