Ofrecer descargas de libros gratuitas no es la solución

Lo voy a decir bien claro y bien alto: ofrecer descargas de libros gratuitas en tiempos de crisis como los que vivimos ahora no es la solución ni para autores, ni traductores, ni diseñadores, ni ilustradores, ni correctores, ni maquetadores, ni impresores, ni agentes literarios, ni distribuidores, ni librerías ni para editores; y tampoco, y que quede esto muy claro, para los lectores.

Regalar libros es degradar la industria del libro y su valor intelectual, y sí, al final repercute en la calidad del producto y por lo tanto tarde o temprano repercutirá en los lectores también.

Así que basta de justificarse y escudarse en la crisis para regalar libros, porque esto es un flaco, muy flaco favor a toda una industria que lleva años luchando para que la gente entienda que la lectura de calidad no es gratuita.

Y ahora me diréis que soy un egoísta e insolidario y que no quiero cooperar en este momento de profunda crisis y tensión social. Pero ya os digo que no es verdad.

Propongo que los autores graben lecturas de sus libros y cuentos, y promocionen sus libros y lo compartan en las redes sociales como hacen los músicos, claro que sí, pero no que regalen sus libros. Que no los regalen ni los autores ni los editores, por favor.

Porque un músico cuando acabe la crisis, volverá a cobrar por sus conciertos en directo, igual que lo hará un actor cuando vuelva al teatro, pero un autor ya no podrá cobrar por un libro que ha regalado. Y seamos sinceros, nadie paga para ir a la presentación de un libro como se paga para ir a conciertos, ¿verdad?

Por lo tanto, no se puede reglar libros. Podemos hacer descuentos, como hemos hecho en Alrevés, o pedir a los lectores que sigan en la medida de lo posible encargando libros a sus libreros y recibirlos ahora o cuando se pueda, pero no podemos regalar libros.

Ofrecer libros gratis es una aberración que están llevando a cabo algunos editores y sus razones tendrán (no voy a entrar en eso porque sino esta entrada sería una bomba de relojería), pero ya os digo yo que no lo hacen por el bien de esta industria ni de todos los que trabajan en ella: autores, traductores, diseñadores, ilustradores, correctores, maquetadores, impresores, agentes literarios, distribuidores, librerías, editores y lectores.

El sector del libro ya es suficientemente complejo para que además, ahora que se avecinan tiempos aún más difíciles, nos pongamos palos en las ruedas.

3 comentarios

Archivado bajo para seguir despiertos

3 Respuestas a “Ofrecer descargas de libros gratuitas no es la solución

  1. gregoripublisher

    És el mínim que podem fer: dir-ho alt i clar!

  2. Pingback: La mort, els llibres i la policia d’algaida. Diari d’un confinament – BEARN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s