No quiero banderas ni himnos ni elocuentes discursos.

Nunca fui un gran fan de Jarabe de Palo y nunca conocí a Pau Donés. Sí que conocía su música y en muchas ocasiones canté sus canciones y disfruté de sus ritmos. Pero nunca fue Jarabe de Palo mi música de cabecera.

Sin embargo, Pau Donés me ha dejado pensando últimamente. Y no por su fallecimiento. Pau me dejó perplejo cuando hace un par de semanas, antes de él despedirse de este mundo, nos brindó con un disco de despedida.

No sé el nivel de cobardía que mostraré yo ante la muerte, no sé si me arrugaré o creceré, no sé cómo reaccionaré ante lo inevitable. Lo que sí sé es que Pau Donés, cuando sabía que el tiempo se le escapaba, supo despedirse de nosotros, pero sobre todo de los suyos, de su gente, con unos versos a la vida, y para eso hay que tener una integridad y mucho valor.

No quiero banderas ni himnos ni elocuentes discursos. Agradezco gente que con dignidad se despide de la vida y lo hace sin odio ni resentimientos. Con tristeza, es comprensible, pero sin odio.

¿Por qué tanto odio, cuando estamos aquí “de prestao”, verdad Pau?

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s