Archivo de la etiqueta: Josep Forment

Vivir… para escribir

… y llegaron los Reyes Magos, y luego se falló el Premio Nadal, y entonces recibimos el mejor de los regalos. Nuestro amigo Víctor del Árbol resultó el ganador del certamen con La víspera de casi todo.
Josep Forment siempre decía que ser escritor es un oficio, y como todos los oficios, los principios son difíciles porque hay que aprenderlo. Lo cierto es que no todos podemos ser soldadores, artistas, informáticos o profesores, y lo mismo ocurre con el oficio de ser escritor. Porque escribir podemos hacerlo todos (o casi todos), pero ser escritor está reservado para unos privilegiados. Víctor es sin lugar a dudas uno de ellos.
No se trata de justicia, ni de recompensas, ni de la chiripa o la confabulación de los astros. Se trata del esfuerzo, la paciencia y el buen hacer de Víctor. Un hombre afable, melancólico a veces, pero generalmente sonriente. Víctor es un amigo que llegó a nuestras vidas a través de otra amistad, la de Jordi Canal, que ya hace muchos años que creía en él. Así fue como Josep conoció a Víctor, en una reunión concertada en una terraza de la plaza de la Virreina, donde Josep tenía su segunda oficina. El resto es historia, una historia con baches, desencuentros y frustraciones, pero sobre todo repleta de alegrías, momentos enigmáticos, ilusión y paciencia. El buen hacer me gustaría pensar que siempre tiene su recompensa, y en esta ocasión lo ha tenido.
Sólo nos queda por darle a Víctor la enhorabuena, y desear que siga escribiendo con ilusión y nos regale a nosotros, afortunados lectores, más historias que nos descubran la miseria y la bondad humana, que nos hablen de la memoria (y la desmemoria), la venganza y la vida.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos, Uncategorized

El primer Sant Jordi sin Josep Forment

Roger Clanchet, Gonzalo Garrido, Gregori Dolz, Carlos Pujol y Víctor del Árbol. Delante y agachado, Josep Forment

Roger Clanchet, Gonzalo Garrido, Gregori Dolz, Carlos Pujol y Víctor del Árbol. Delante y agachado, Josep Forment durante el Sant Jordi de 2013.

Hace un año, al terminar la diada de Sant Jordi, alrededor de las 20:00 horas, nos llegó la noticia que nuestro libro, Después de despedirme, Pepe Rubianes inédito, había terminado entre los cinco títulos más vendidos de no-ficción en castellano. Recuerdo como si fuera hace un rato como nos miramos a la cara Josep Forment y yo, y como esa mirada se tradujo en un abrazo fuerte, largo y sentido.

Josep y yo compartimos muchos Sant Jordis, pero en 2014 se conjuraron los astros para recompensarnos por años de trabajo juntos. No hace falta que diga que fue un momento mágico, especial y compartido por todo el equipo de Alrevés.

Josep se lleva todo el crédito. Nunca se hubiera editado un libro que hiciera tanta justicia al talento de Pepe Rubianes si no fuera por la tozudez y obstinación de Josep. Leyó prácticamente todo lo que había escrito Rubianes y poco a poco, junto con Carmen Rubianes y todo el equipo Alrevés fuimos componiendo un libro magistral y que creemos refleja el increíble talento, no sólo humorístico, pero también poético, crítico y narrativo del más grande de los galaico-catalanes que nunca ha existido.

En 2014 Josep se fue con Pepe Rubianes, y este año afrontamos el Sant Jordi sin la presencia de nuestro editor, amigo y la grandísima persona que era Josep. Lo haremos con la cabeza alta, porque así lo hubiera querido él, pero estoy seguro que en algún momento u otro, su recuerdo, su sonrisa, su sarcasmo y como no su sabiduría, a todos nos vendrá a la memoria.

Sí tenemos derecho a llorarle, sonreírle y la obligación de recordarle.

Una abraçada molt gran Josep, t’anyoro.

gori

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

Carlos Pujol se une al equipo Alrevés

Ha sido un verano difícil para el equipo de Editorial Alrevés. El repentino fallecimiento de nuestro editor Josep Forment el 9 de julio dejó a todo el equipo (Marc Pitarch, Roger Clanchet, Ilya Pérdigo y a un servidor) conmovidos. Josep no era sólo nuestro editor y el guía filosófico de nuestra editorial, era una extraordinaria persona y un compañero de viaje desde los inicios de nuestro proyecto, ahora hace ya 5 años.
Sustituir a un amigo es imposible. Pero en Alrevés teníamos el convencimiento que era necesario encontrar un nuevo editor que pudiera continuar trabajando el legado de Josep y con el tiempo construir el suyo. El equipo no dudó ni un momento que la persona más adecuada para llevar a cabo esta tarea es Carlos Pujol.
Conocí a Carlos Pujol días antes de conocer a Josep Forment, cuando los tres formamos parte de un proyecto editorial. Era marzo de 2007. Los tres establecimos entonces una gran amistad, un aprecio que nunca se truncó. Carlos, además, ha colaborado con nuestra editorial como editor de mesa en un buen número de títulos, como podrían ser La tristeza del samurái y Respirar por la herida, de Víctor del Árbol, Las flores de Baudelaire, de Gonzalo Garrido o La fragilidad del neón de Juan Laborda. A menudo Josep, Carlos y yo nos encontrábamos para charlar, tomar un café y discutir sobre este complejo, y por qué no decirlo, disparatado, sector del libro.
Por todas estas razones estamos increíblemente ilusionados de que Carlos Pujol aceptara nuestra propuesta y el reto de unirse a Alrevés. Carlos posee la experiencia de haber trabajado y dirigido, entre otros, sellos como Destino o Plaza y Janés, pero además, aporta su humildad y una profunda amistad que estamos seguros será clave a la hora de seguir avanzando como editorial.
Bienvenido Carlos, y gracias.

1 comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

«Cada uno de los instantes que vivimos son la única medida de la existencia.» Josep Forment

Hola Josep,

Ja fa uns dies que vas deixar aquest món i des d’aquell moment que et busco però tu ja no hi ets. Sé que t’agradaria donar-nos a tots una forta abraçada i dir-nos que estiguem bé. Sé que no volies abandonar-nos, que per res del món voldries fer-nos mal, però el destí no contempla els desitjos de tots, ho sabies tu; ho sabem nosaltres.

A honrar-te i acomiadar-te de tu va venir un munt de gent Pepe. Molta. Moltíssima gent. Tots estaven molt afectats per la teva sobtada partida i per que tots et tenien una estima especial; eres una Home especial Josep, una persona peculiar que robaves el cor de la gent amb només cinc minuts de conversa.

Estaven als que més has estimat mai Josep. La Gordi, la teva dona i companya i el Petitó, el teu estimat fill (de todos los epicentros, los epicentros); la Elisabet, la teva germana amb qui tenies una relació tan especial. Estava tota la familia collons! I estaven els companys de feina que has tingut al llarg de tots aquests anys; companys de projectes teatrals i cinematogràfics; i amics, molts amics. També estaven els teus autors, un munt d’ells, —alguns vinguts de Madrid i València— per poder acomiadar-se de tu al nostre costat. I estàvem també els teus companys de viatge professional actual, els teus companys d’Alrevés, la nostra “petita gran editorial”. Va venir molta gent Josep, i els que no van venir va ser per que senzillament vas marxar de forma tan abrupta que no van poder arribar, però estaven amb nosaltres.

Ens toca fer el cor fort Josep, per que sé que tu així ho voldries. Però costa molt Pepe. Sento un buit infinit que sé que mai més podré tornar a omplir. La teva absència es un dolor immens que em penetra el cor i m’arruga l’ànima. Ens quedava molt per a fer Josep, i sobretot, ens quedava molt del què parlar i discutir. La teva saviesa m’enlluernava, i ara només em queda buscar en la memòria per no oblidar mai les teves paraules. T’estimava i ho sabies per que ens ho dèiem sovint, i no saps com ara me n’alegro.

La veritat és que vam parlar molt de la mort en les nostres innumerables converses tot dinant o prenent quelcom, tornant de la oficina amb autobús, al metro camí de Negra i Criminal, en un tren direcció a alguna part, o en un dia qualsevol que ens trobàvem per a xerrar, o per veure’ns senzillament per que per alguna raó o altra feia uns dies que no coincidíem.

Des de el dia que ens vam conèixer, vas dir-me que la mort es l’única garantia que ens donava la vida. En paraules teves: “la única experiencia radical posible con la que hay que contar es la muerte”. La mort tu l’has tingut present sempre per raons obvies. Tu vas perdre el pare de molt jove, amb només 13 anys, i la teva passió per Rimbaud crec que tenia en part a veure amb la seva prematura mort i la seva passió per la vida. Per que tu vivies amb passió Josep. Potser la gent no se n’adonava sempre, però erets un apassionat de la vida i ho expressaves. Mai entomaves una bona o mala noticia amb indiferència. Mai! Tu responies a les bones noves amb l’alegria que pertocava, un crit ofegat però expressiu, o una forta abraçada. I les noticies doloroses les expressaves igualment amb llàgrimes i desolació. La teva sensibilitat era profunda i la comparties amb tots aquells que et rodejaven amb naturalitat i sinceritat; la gent això sí ho percebia Josep. Ho sentien i per això t’estimàvem, t’estimem i t’estimarem sempre.

Sí Josep, ara que el món començava a reconèixer la teva tasca, el destí ha decidit que era el teu moment de marxar. Però et confesso que me n’alegro de que ens abandonis quan estaves feliç, i no fotut. Te’n vas amb el cap ben alt i deixes un rastre d’amor, saviesa i bondat molt gran. Tot el compartit amb tu queda dins del meu cor, i aquí romandrà fins que sigui la meva hora.

La mort d’algú estimat, com em vas dir em moltes ocasions, només la podem gestionar i superar un mateix. No hi ha cap paraula, cap mirada i cap carícia que ara mateix ens pugui fer sentir millor. No ens queda altre remei que mirar endins dels nostres cors i mimar-los poc a poc, i amb el temps tornar a somriure com quan ho fèiem abans, quan tu estaves entre nosaltres. Serà difícil, però farem un gran esforç per tirar endavant i un dia recordar-te amb l’alegria que et mereixes. Tots junts, com tu ho voldries, continuarem la tasca que vas començar a Alrevés.

Només em queda demanar-te un últim favor Josep: vull demanar-te que si us plau, descansis en pau. Per favor Josep, no pateixis més i descansa en pau.

Petonets Josep, molts petonets.
T’estimo, gori

Adjunto dos vídeos para los que queráis una vez más recordar a Josep Forment.

Sóc editor i publico llibres

Josep Forment parla d’Editorial Alrevés

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

No hay nada más peligroso para la novela y para la creatividad del escritor, que una técnica narrativa de sobrada eficacia.

Esta semana, durante una comida con los editores Josep Forment, Carlos Pujol, Ilya Pérdigo y el autor Gonzalo Garrido, el futuro incierto de la novela surgió una vez más en la sobremesa.
Y vuelvo a coincidir con Josep Forment en los razonamientos que nos llevan a pensar que ciertamente el futuro de la novela es si más no, preocupante.
En primer lugar, hay que ser conscientes de que al auge y el éxito de la novela se produce cuando ésta es uno de los mayores instrumentos de ocio para la población. Hoy día, sin embargo, nuestra civilización disfruta de muchas otras formas de recreo; y no nos engañemos, éstas generalmente superan con cruces la popularidad de la lectura.
En segundo lugar, más gente que nunca en la historia escribe novelas con la aspiración de editarla y que otros los lean (ver la opinión de Josep Forment), y este fenómeno resulta que coincide con lo que comentaba en el párrafo anterior. En términos económicos, la oferta supera (y por mucho) la demanda. Hay que buscar un equilibrio, ¿o no?
Afortunadamente, siempre habrá novedosas, atrevidas y talentosas nuevas voces que nos permitirán de una manera u otra, hablar de la nueva narrativa. Nuevas voces que con audacia, y con una tremenda osadía, nos harán disfrutar de una nueva manera de leer y entender el poder de la palabra.
Recientemente cayó en nuestras manos un manuscrito que nos dejó a todos perplejos no sólo por su calidad, también por su técnica narrativa. No desvelaremos ahora la autoría del texto a continuación, pero vale la pena leer el razonamiento del autor frente a su planteamiento narrativo.

No digo nada más, doy la palabra a nuestro autor:

“La novela negra tiene que romperse por sus propias costuras. No hay nada más peligroso para la novela y para la creatividad del escritor, que una técnica narrativa de sobrada eficacia. La novela negra necesita un salto al vacío y una extraña pirueta en el aire. El requisito es no tener ni vértigo ni miedo.

Te quiero porque me das de comer propone decenas de historias criminales y al mismo tiempo que las propone, las va haciendo desaparecer, porque lo verdaderamente importante es la existencia del hecho criminal, nunca su esclarecimiento, mucho menos su investigación. En otras palabras: No hay que sentirse aliviado porque se haya descubierto al asesino. Hay que sentir el miedo de saber que los asesinos caminan entre nosotros.

La novela negra puede narrarse desde otro punto de vista. ¿Qué pasaría si la historia que se cuenta no es una sucesión de hechos consecutivos, sino simultáneos? La simultaneidad no parece patrimonio de la literatura, sino, más bien, de la pintura o del cine, pero si las palabras consiguen contravenir su propia naturaleza y transmitir esa sensación –la de que todo lo que sucede, sucede a la vez–, entonces surge un texto envolvente, casi tridimensional.

Un narrador omnisciente nos habla de una sociedad corrupta y de unos personajes suburbiales que coquetean con la marginalidad o que directamente viven en/de ella. Sin embargo, el autor se da cuenta de que para ese cometido no es imprescindible la voz de un narrador. La propia sociedad aporta su literatura: las inscripciones en las puertas y en las paredes de los aseos públicos, los grafitis, los anuncios que se pegan en las farolas, los millones de exámenes universitarios, las noticias de sucesos de los periódicos gratuitos, los formularios administrativos, las recetas de cocina, las sentencias, las cámaras que nos observan. Estos textos, dispersos por la ciudad, son capaces de contar la historia con la misma fuerza y la misma validez (o más, por ser más verosímiles) que la voz del narrador. El autor genera un collage de información con el que se profundiza en la psicología de una ciudad, de un barrio, de una mente criminal.”

Deja un comentario

29 septiembre, 2013 · 10:36 am

Los imperativos de la cultura ha llevado al escritor actual a la soberbia de quererse hacer leer por los demás, pero, paradójicamente, no saber leerse a sí mismo.

El viernes compartí con Josep Forment, director editorial de Alrevés, una última comida antes de unas cortas pero merecidas vacaciones. Como no podía ser de otra manera, surgió una vez más la eterna discusión de qué o quién es un autor. Josep ya lleva más de 25 años en este mundo del libro, y ha visto de todos los colores, como no podía ser de otra manera.
Finalmente me confesó que está estructurando un discurso, o un ejercicio de reflexiones acerca de nuestro sector que apunta a algo mayor, aunque Josep no quiso el viernes entrar en más detalles.
Sin embargo sí pude robarle para mi lectura algunas de las hojas que tenía entre sus manos, y tras leerlas le pedí permiso para poder compartirlas con todos vosotros a través de mi blog.
Lo diré fuerte y claro: Merece la pena esta lectura a pesar de ser más larga de lo normal para un blog. Se trata de un par de hojas, de un esbozo, del comienzo de algo que sin lugar a duda abarcará mucho más. Una pequeña luz para entender qué es, o si más no, qué debería ser un autor. Espero que la disfrutéis tanto como yo y os haga a todos reflexionar.

 

Las primeras pistas…

Cualquier profesión, sea cual sea su graduación, es un oficio. Basta que uno enseñe y otro imite. Que uno repita y otro retenga. Qué importa el nivel de dificultad: media, superior o universitaria. El precepto siempre es el mismo: el aprendizaje del alumno; la enseñanza del maestro. De la enseñanza precisa surge el artesano. Y de esa artesanía, llevada a sus últimas consecuencias, nace la creatividad, el arte.

En sentido estricto y en su más apurada esencia, un licenciado en física cuántica o un doctor en neurofisiología no son distintos a un ebanista o un relojero. Cada uno de ellos, una vez asumido el aprendizaje, podrá llegar más lejos. Existirá el físico genial y el médico mediocre. El dudoso ebanista y el relojero excepcional. Además no es sino el imperativo cultural, riguroso en cada momento histórico, quien sobrevalora o desmerece una u otras profesiones.

Los oficios nacen y se desarrollan conceptualmente desde la Edad Media, cumpliendo la ley de un largo y minucioso aprendizaje. Uno es por fin artista porque ha sido antes artesano. Embebido éste de creatividad se convierte en virtuoso. Y no se es, por lo general, un creador o genio, si no se asume de antemano, el oficio. Todos los gigantes de la creación repitieron, imitaron, e incluso plagiaron hasta la saciedad, lo que sus antecesores habían logrado. Llámese Miguel Ángel, Beethoven o Cervantes, entre otros muchos. O lo que es lo mismo: la Capilla Sixtina, la Quinta y Novena sinfonía y El Quijote. Todas ellas, máxima expresión de la belleza, surgieron de un previo, metódico, obsesivo y bien comprendido artesanado.

¿Por qué el escritor moderno se empeña entonces en invertir esos términos?

El propósito de moda desde hace décadas en el mundo de los libros, es ser original, genial y único: o sea talentoso, pero obviando el proceso de aprendizaje y la experiencia del oficio. A los autores no parece importarles si su decisión simplemente obedece a un impulso transitorio. Ni siquiera se plantean si es precisa la vocación. Y es así, como se instalan, de forma masiva, al final del camino esperando su oportunidad. No son conscientes que a ese lugar se llega tras un laborioso viaje; fascinante, pero muy sacrificado. Nadie enseña a los escribas, como los llama Cortázar, que es ineludible culminar una serie de etapas previas.

Ni en la escuela, ni los padres, ni los profesionales, ni el maestro, ni el guía (ambos inexistentes ahora en la civilización occidental) enseñan, en primer lugar, a descubrir, motivar y propiciar el talento. En segundo, tampoco enseñan a distinguir el talento de la vocación. Y en tercero y último, a pautar el camino del artista y de la creación personal. Hay que retomar la responsabilidad de la enseñanza. Ser escritor es un logro que requiere mucho más trabajo y que el mero hecho de escribir una obra y dar con quien publique el libro.

El talento no es garantía de nada; tan solo es el principio de ese camino que nos tiene que llevar de vuelta al punto de partida, es decir, a nosotros mismos. No es sino la predisposición para poder desarrollar con éxito un oficio y un arte. En el caso de la literatura, se muestra redactando bien, componiendo adecuadamente un texto, sabiendo expresar las ideas, construyendo con eficacia una trama. Esos son los síntomas, sin duda, de una capacidad, unas veces natural, otras veces forjada con el sudor. Sin embargo, confirmar el talento de este modo, no se distingue de un arrebato, de un ardor, de una vehemencia, de un ímpetu, de un entusiasmo transitorio. Así, solo se muestra el potencial para ser un buen escriba. Para ser escritor, es imprescindible ser vocacional. Y aquí es en donde nace la confusión más habitual y más dolorosa.

El talento sin un plan de acción sostenido por la vocación es inocuo. El talento nos proporciona las herramientas, pero sólo la vocación es quien les otorga el uso adecuado. Poseerlas no basta para alcanzar el éxito; hay que saber manejarlas. Es imperativo comprender que uno puede disponer de unos utensilios de mejor o menor calidad, pero lo que resulta determinante es la destreza con la que les da uso quien las maneja. El talento, por sí solo, no lleva a ninguna parte. O si se prefiere, puede conquistar éxitos a corto plazo, pero no es determinante y nunca garantiza continuidad. Sirve de poco poseerlo sin una minuciosa experiencia vocacional. El talento nada más nos abre las puertas. El camino solo lo conoce la vocación. Y es con ella podremos vivir la profesión y el trabajo con la máxima pasión e intensidad.

La vocación es a largo plazo, es la experiencia que justifica el sentido de la vida. No es un proceso efímero sino constatado y contrastado, una y otra vez. Requiere la introspección del individuo porque significa entrega total y sin condiciones. Es el trayecto que ha de culminar en la coronación de nuestra condición de artista. La vocación es el ejercicio continuado del oficio y la consumación del artesanado. Es un viaje incierto, una senda sacrificada, pero la única experiencia posible que nos permita vivir con la pasión del enamoramiento.

La vocación es un plan de acción, sentido y expresado, que precisa y justifica la necesidad del oficio. Ser vocacional significa llevar el oficio hasta sus últimas consecuencias. Obviar el oficio es obviar la tarea fundamental del escritor. Cada vez más el autor corre el riesgo de perder la perspectiva de sus tareas primordiales: LEER y CONOCER.

No recordarlo es una fatalidad irreparable. El escritor, no es que deba leer a los otros, es que el sentido de su trabajo es leerse a sí mismo. Los imperativos de la cultura ha llevado al escritor actual a la soberbia de quererse hacer leer por los demás, pero, paradójicamente, no saber leerse a sí mismo. El escritor es bueno, mediocre o muy malo porque es buen, mal o pésimo lector. Este es el verdadero mal de nuestro siglo. El autor contemporáneo está cegado y obsesionado por vender libros con el pretexto eufemístico que lo lean. En realidad, de lo que adolece es de de ser poco o nada exigente con sus propios textos. Y no lo es porque no lee o no sabe leer. El escaso bagaje de lectura, la nula capacidad de análisis, y los escasos o pobres referentes, encierran al escritor en un terreno de juego muy limitado para que podamos sospechar que nazcan obras originales y con carácter excepcional. El escritor, nada más deja redactar la última línea de su manuscrito, debe posicionarse como lector crítico. Ponerse en el lugar del lector, distanciándose de su obra, que ya no es suya porque la está leyendo, y regocijarse en criterios estéticos y éticos elevados, sublimes. El escritor que no sabe, no aprende o no quiere alejarse de su propio texto destruye el principio inquebrantable de la escritura: SER ESCRITOR ES ANTE TODO SER LECTOR. Y recuerdo a Borges cuando aseguraba que la única cosa a la que renunciaría jamás era a la lectura. Podría dejar de escribir, pero, en ningún caso, de leer.

 

¡Bravo! y muchas gracias a Josep Forment, autor de este texto que creo pone un poco más de luz, y cómo no más controversia, en el eterno debate de qué es ser escritor.

¿Nos vamos de vacaciones ya?

15 comentarios

Archivado bajo para seguir despiertos

No-Ficción Alrevés, una colección con valor añadido

Tras muchas entradas en este blog, me doy cuenta que en pocas ocasiones he hecho énfasis en nuestra línea editorial de no-ficción.

En esta ocasión le he pedido a nuestro Director Editorial, Josep Forment (@formenteditor), que presente la No-Ficción de Alrevés:

En Alrevés creemos que en literatura hay, además de las novelas, otros modos interesantísimos de pasarlo bien con un valor añadido del que carece, en ocasiones, la ficción.

Los libros de ensayo y no-ficción, en términos globales, esconden en muchos casos un altísimo nivel literario y la posibilidad –y ese el valor añadido al que hacíamos referencia–, de aprender sobre algo o sobre alguien.

En Alrevés esa idea se ha manifestado siempre de un modo clarividente. No es que seamos magos, pero nos propusimos, desde el comienzo que los libros de no-ficción pueden ser muy entretenidos. Que no necesariamente indagar en ciertos temas o autores supone plantear un discurso oscuro, hermético e ininteligible, escrito para sesiones exclusivamente universitarias o eruditas. ¡En absoluto!

Les invitamos a leer nuestro Julio Cortázar, nuestro Pasolini, nuestro Vázquez Montalbán, nuestros Zweig (porque son dos títulos) y cómo no, nuestra Anna Karina. Todos ellos tienen la clara voluntad de entretenernos con un lenguaje ágil y dinámico. Y todos ellos esconden una sorpresa: nos descubren aspectos inéditos. Esa  es otra de las características primordiales de la no-ficción en Alrevés. Es más, sobre Anna Karina, la actriz fetiche de Godard y de la nouvelle vague, no existe ninguna obra anterior a la nuestra. Tampoco existe un enfoque de la obra de Pasolini como el de nuestra autora.

Porque nos preocupa lo que ocurre en el mundo de las artes en general, y de la literatura en particular, y por eso queremos atender a ese lector ávido de conocimiento. Y no queremos defraudarle: que descubra lo desconocido y que lo haga divirtiéndose.

Y ahora que ya conocéis mejor nuestra colección de no-ficción, os invito a participar en un sorteo de libros de No-Ficción Alrevés aquí.

26 comentarios

Archivado bajo para seguir despiertos