Archivo de la etiqueta: Mabel Lozano

Mabel Lozano y Juan Bas se coronan en Gijón

El refugio de los canallasBAJAEscribía en mi último post que es toda una quimera lanzar un nuevo sello editorial. Pero claro, aún no podía imaginarme que nuestros dos finalistas a los premios de la Semana Negra de Gijón iban a alzarse con el galardón. Un doblete en Gijón no es una quimera, es un casi imposible.

Sea como sea, Mabel Lozano ganó con El proxeneta el Premio Rodolfo Walsh a la mejor obra de no ficción de género negro; Juan Bas se alzó con El refugio de los canallas el premio Dashiell Hammett a la mejor novela de género negro.

El proxenetaFRONTAL.jpgFelicidades a Mabel y a Juan por unos premios merecidos, y felicidades a todos los otros finalistas.

Para nuestro proyecto, este es un pasito más que nos anima a seguir trabajando. A fin de cuentas los reconocimientos vienen a decirnos, digo yo, que algo estaremos haciendo bien.

Así que de Gijón nos llevamos los premios, claro que sí, pero nos llevamos también, y por encima de todo, los ratos compartidos con muchos amigos y amigas. La magia de Gijón radica ahí, en los reencuentros y las nuevas amistades que, paseando por el recinto o en la sobremesa del Don Manuel, siempre vas haciendo.

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos

De vacaciones con Hammett

Madrid_frontera_baixaMerecidas vacaciones nos esperan al equipo Alrevés por una primera mitad de 2017 apasionante y culminada en la Semana Negra de Gijón con el premio Dashiell Hammett para Madrid:frontera. David Llorente se convirtió en el primer escritor en ganar con su primera novela negra (Te quiero porque me das de comer) el Memorial Silverio Cañada y con su segunda el Hammett.

No es una casualidad.

Felicidades, David, te lo mereces, y no lo decimos nosotros solamente.

Y entre medio no faltaron las buenas noticias. En marzo Jordi Ledesma con Lo que nos queda de la muerte compartió con Paco Gómez Escribano y su novela Manguis el premio NovelPol . También un premio muy merecido. Felicidades Jordi. Y en Valencia Negra Sebastià Bennasar se adjudicó el premio a la mejor novela negra escrita en catalán por L’imperi dels lleons. Felicitats Sebastià.

En fin, descansaremos un poco, pero advertimos que volvemos en otoño con mucha dinamita.

Setiembre

El refugio de los canallasBAJAJuan Bas irrumpe nuevamente con El refugio de los canallas, una novela ágil, muy coral y desveladora de más de medio siglo de historia en el País Vasco. A un servidor le dejó atónito y sin aliento, y estoy seguro que no defraudará a los lectores.

 

 

 

portadaHnegra72Y a finales de mes presentamos H Negra, una antología de relatos cortos dirigida por Fernando Marías que aúna 22 escritoras y 22 ilustradores en un libro dedicado a exaltar el papel de la mujer en el relato negro. Un proyecto ilusionante que no te puedes perder por la calidad literaria y artística.

 

 

Octubre

Regresa Alexis Ravelo con su extraordinario Eladio Monroy; una novela al más puro estilo Ravelo que uno no puede más que saborear sin prisas y con un solo miedo: tarde o temprano te la terminarás y te quedarás con ganas de más. Pero no se preocupen, con esta novedad de Monroy comienza una colección especial dedicada al detective canario creado por Alexis Ravelo.

El sargento Masip de Rafa Melero también regresa en octubre. Masip una vez más se enfrentará a un asesino en serie y como no puede ser de otra manera, Melero nos sorprende con giros siempre inesperados.

Noviembre

Cerraremos el año con un libro único y una historia jamás contada. Mabel Lozano, con la complicidad de Marta Robles como editora, nos sumerge en el testimonio de la vida de un proxeneta arrepentido. Un libro que no dejará indiferente al lector que descubrirá el tenebroso mundo del proxenetismo, la trama de mujeres y el sucio negocio de la prostitución. Mabel Lozano nos cuenta una historia dura y difícil de digerir, pero necesaria para luchar contra prácticas que deberían ser eliminadas de nuestra sociedad.

Sin más, felices vacaciones y felices lecturas.

Deja un comentario

Archivado bajo para seguir despiertos